21/07/2021

Argentina

Algunas consideraciones sobre la manera de dejar de las mujeres

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24).
Algunas consideraciones sobre la manera de dejar de las mujeres | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Algunas consideraciones sobre la manera de dejar de las mujeres

Qué momento, amigo, cuando ella dice: “Tenemos que hablar”. Usted sonríe tal vez, pensando en el olvido de un aniversario, asuntos por el estilo. El rostro de ella está serio, duro. “¿Te pasa algo?", alcanzará a preguntar. Y le dirán: “Sentate, esto es serio”.

Las mujeres —según dicen— no dejan a un hombre de un día para el otro: maduran el abandono, en ocasiones durante meses, y una tarde, cuando se hartaron de llorar en silencio por la relación terminada, se hicieron a la idea de no verlo más, comentaron su decisión con una amiga, vienen y se lo notifican. Y no hay nada que hacer. Se terminó el amor, listo.

Entonces volverán apalabradas oscuras golondrinas: “No sos vos, soy yo”, “necesito algo de tiempo para pensar en esto”, “teníamos algo, no sé qué me pasó”, “me siento ahogada, quiero espacio para pensar en mí”. Y la mejor: “Ya vas a encontrar a alguien que te quiera bien”. Estará seria, segura, soslayando toda duda.

No un sábado, día de salida, menos domingo, fiesta de guardar; será entre el martes y el miércoles, si es posible lejos de su cumpleaños. Después se percatará: apuntaron con mucho ojo para hacer el disparo. ¿Es posible que algún comedido haya andado cerca por las dudas usted se pusiera violento?, es posible.

Ese día le llegará como una desazón, la mente deshabitará sus pensamientos, sólo sabrá que hay por delante un largo tiempo de amarga desolación. Tiene la seguridad de que un buen día, más adelante, hallará otro amor, en otra vida, con jornadas brillantes. Pero en ese instante y tal vez durante largos meses, su corazón será una esponja oprimida, seca, yerta, muerta. Volverá a su casa triste, desolado, pateando piedritas. Insultando a todos los dioses, acogotando su pesadumbre. Mal.

Juan Manuel Aragón

Leer más notas de Juan Manuel Aragón

Contactar a Juan Manuel Aragón


Recomienda esta nota: