07/09/2021

Argentina

Mataron a balazos a un testigo que había declarado contra un jefe narco en Rosario

Carlos Argüelles había declarado contra Esteban Lindor Alvarado. Ya habían intentado asesinarlo tres veces.

Mataron a balazos a Carlos Argüelles, un testigo que había declarado contra Esteban Lindor Alvarado, un jefe narco. Ya habían intentado acribillarlo tres veces. Falleció tras recibir dos disparos la cabeza y uno en la pierna.


Argüelles había rechazado en dos oportunidades entrar en el régimen de protección de testigos, después de declarar contra su jefe luego de que los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery lo imputaran como testaferro de Alvarado. Había declarado como “imputado colaborador”, la figura que en Santa Fe se usa para catalogar al llamado “arrepentido”.

Argüelles se negó a ser trasladado a otra provincia para resguardar su vida. Sólo aceptó una custodia policial en su casa, pero la mayoría del tiempo estaba en su taller, donde este lunes fue asesinado.

Horas después de del crimen, la Policía detuvo a cuatro sospechosos a quienes les secuestraron una bomba molotov que pensaban utilizar para prender fuego el auto utilizado en el ataque.

Desde el Ministerio de Seguridad provincial se aclaró que Argüelles no quería custodia policial ni había aceptado ser reubicado en otra provincia, por lo que “no era un testigo protegido”. Mientras que a Esteban Lindor Alvarado se lo sindica de ser jefe de una organización ilícita con vínculos narcocriminales, la cual Argüelles integró durante 20 años y tras quedar en la mira de la Justicia penal como testaferro de su jefe, y aceptó declarar en su contra para obtener una morigeración de su pena.



Recomienda esta nota: