13/09/2021

Argentina

Detuvieron a un sospechoso por el femicidio de Araceli Fulles cuando votaba

Se trata de Carlos Cassalz, acusado por homicidio y amenazas agravadas. Hoy comienza el juicio por el crimen de la joven

Araceli Fulles fue vista con vida por última vez la madrugada del 2 de abril de 2017, en una plaza cercana a su casa y su cuerpo fue hallado el 27 del mismo mes. Uno de los sospechosos del crimen que estaba prófugo fue detenido este domingo cuando votaba en el partido de San Martín.


El operativo estuvo a cargo de efectivos de la DDI San Martín. El hombre fue identificado en el colegio “Tierra de Crecimiento”, ubicado en la calle Lacroze 5665, en Villa Ballester, luego de ir a votar. Se trata de Carlos Cassalz y está acusado por “homicidio agravado por pluralidad de intervinientes y por mediar violencia de género” y por “amenazas agravadas”.

La causa está en manos del TOC N°3 de San Martín y fue el juez Pablo Mandrilli, quien pidió la detención urgente de Cassalz en virtud de que este lunes 13 de septiembre comienza el juicio oral por el femicidio de Araceli “ante la posibilidad de que no comparezca en el debate cuando se lo requiera”.

De momento, son siete los imputados que se encuentran en libertad. Por el caso hay ocho imputados y solo uno de ellos estaba detenido: Darío Badaracco (31), quien murió el 13 de abril de 2019 luego de haber permanecido internado cinco días en un hospital de la ciudad de Olavarría, tras ser atacado a golpes y quemado con agua caliente por dos compañeros de celda en el penal de Sierra Chica.

Araceli fue vista con vida por última vez la madrugada del 2 de abril de 2017, en una plaza cercana a su casa y su cuerpo fue hallado el 27 del mismo mes, gracias a la intervención de perros de Punta Alta, debajo de unos escombros en el patio de la casa de Badaracco, en Alfonsina Storni 4477 de José León Suárez.

La autopsia determinó que la joven murió por “asfixia mecánica” por “estrangulamiento a lazo” con un elemento compatible con precintos plásticos.

La familia de Araceli pidió que los ocho imputados, que actualmente se encuentran en libertad, “se queden de por vida en la cárcel”, al tiempo que denunció haber recibido “mensajes intimidatorios”.




Recomienda esta nota: