22/10/2021

Argentina

PLAZA DE MAYO

El Gobierno porteño se hará cargo de las piedras por las víctimas del coronavirus

El homenaje colocado en la Plaza de Mayo había sido vulnerado durante la movilización peronista el pasado 17 de octubre.

El Gobierno porteño decidió hacerse cargo de la protección del homenaje en piedras colocadas en la Plaza de Mayo como recuerdo de los fallecidos por Covid-19 en Argentina, luego de ser vandalizado durante el acto de celebración del Día de la Lealtad el pasado 17 de octubre.

La ministra de Espacios Públicos de la Ciudad, Clara Muzzio, se lo informó al juez federal que trata la medida cautelar presentada por los dirigentes de Juntos por el Cambio Waldo Wolff, Yamil Santoro, José Luis Patiño y Sandra Pitta.

Según lo planeado por el gobierno porteño, se realizará un cerramiento “movil” alrededor de las piedras, a fin de intensificar “las medidas de salvaguarda y protección”, luego de los actos de vandalismo del fin de semana pasado durante la celebración del Día de la Lealtad peronista, el 17 de octubre.

Entre las medidas se incluye la supervisión por parte del cuerpo de fiscalización del espacio público y tareas de limpieza e iluminación.

Pese a que la vandalización se había producido durante un acto peronista, el Gobierno de la Ciudad también había sido criticado por no haber cuidado las piedras. Muzzio, en su presentación, aseguró que su ministerio ya había realizado tareas para protegerlas, pero afirmo que se vieron “significativamente superadas”.

 

El día que militantes peronistas arrancaron fotos y carteles del homenaje de la marcha de las piedras

Fue la imagen más recordada de la movilización del domingo 17 de octubre: durante el acto que se celebró en la Plaza de Mayo por el Día de la Lealtad Peronista, militantes arrancaron carteles y fotos que quedaron de la marcha de las piedras.

En el monumento a Manuel Belgrano desde agosto descansan cientos de piedras con nombres de amigos y familiares que murieron por el virus. También algunas fotos de víctimas como la de Solange Musse y su papá.

Un grupo de militantes subió los escalones del monumento a Belgrano y, pisando sobre las piedras y derribando algunas, procedieron a sacar y destruir los carteles y fotos que estaban colocados en la memoria de las víctimas. Desde abajo, un grupo los alentaba y aplaudía.




Recomienda esta nota: