03/11/2021

Argentina

CUESTIONAMIENTO

"En el gobierno anterior brindar salud en las cárceles era casi un sacrilegio"

Así lo aseguró el ministro de Justicia, Martín Soria.

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Martín Soria; su par de Salud, Carla Vizzotti, y el intendente de Marcos Paz, Ricardo Curutchet, recorrieron hoy el Complejo Penitenciario II ubicado en ese distrito para certificar los avances de uno de los 27 hospitales modulares en cárceles del país y del Plan Qunita Sueño Seguro, del cual los internos producirán 6.000 kits en tres meses.


"Durante el período del Gobierno anterior brindar salud en las cárceles era casi un sacrilegio. Nosotros nos encontramos en las antípodas y por eso le dijimos sí a una política pública integral que había comenzado en 2012 y que fue discontinuada", explicó Soria, y añadió que "hoy se ven los resultados de esa decisión: en Marcos Paz hace más de un mes que no hay casos nuevos de COVID y prácticamente ya no queda nadie por vacunar".

Explicó además que los hospitales modulares buscan "evitar los riesgos y el gasto de recursos de seguridad que implican los traslados por motivos sanitarios" y que su funcionamiento "genera un beneficio a la sociedad, ya que descongestiona los centros de salud extracarcelarios".

La visita al penal de Marcos Paz fue para certificar los avances de obra en el hospital modular del complejo, que forma parte del plan de prevención de crisis sanitarias en cárceles desarrollado entre los ministerios de Justicia y de Obras Públicas, que incluye la construcción de hospitales de esta naturaleza en 10 cárceles federales y en 17 complejos provinciales en 8 provincias de nuestro país, se informó en un comunicado.

FUNCIÓN

Los hospitales modulares brindan asistencia primaria de salud y están dotados de electrocardiógrafo, equipo de rayos X rodante digital, ecógrafo portátil y carro de paro con cardiodesfibrilador.
Además, en los penales se desarrollarán talleres donde los internos producirán insumos para el kit del Plan Qunita Sueño Seguro en el marco del Programa Mil Días.

"Esta iniciativa permite, por un lado, que los internos participen en la reactivación del Plan Qunita, que el gobierno anterior y la Justicia desmantelaron. Pero además, aprenderán un oficio, generando más reinserción laboral y reduciendo la reincidencia. Es decir, estamos dando trabajo y, sobre todo, seguridad", explicó Soria.

El acuerdo supone la producción de 2.000 kits por mes durante tres meses, escalando luego a mil kits por mes hasta llegar a 8.000.

Soria, Vizzotti y Curutchet, junto con la Interventora del SPF, María Laura Garrigós, y el secretario de Justicia, Juan Martín Mena, recorrieron los talleres donde los internos comenzarán a fabricar las cunas, además del embalaje y almacenamiento de los kits.



Recomienda esta nota: