20/03/2022

Argentina

Respecto de la pandemia

El Indec informará esta semana que subió el empleo pero con mayor precariedad

Por: María José Belén
Con un crecimiento del 10,3% del PBI se espera que el desempleo para fines del año pasado se ubique por debajo del 11% con el que cerró 2020, el año en que se detuvo todo por las medidas sanitarias impuestas por el covid.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) dará a conocer el miércoles el índice de desocupación del cuarto trimestre de 2021, que se prevé que estará por debajo del 11,7% de octubre-diciembre de 2020. Incluso, se cree que podría ser inferior al 8,2% del tercer trimestre del año pasado. Esta recuperación del empleo acompañó el crecimiento del 10,3% de la economía durante el año pasado. Esto, luego de haber retrocedido el 9,9% en 2020, cuando operaron a pleno las restricciones para combatir el covid-19.

El número de trabajadores asalariados registrados en empresas privadas creció 3,2% entre diciembre del año pasado e igual mes de 2020, recuperando la totalidad de lo perdido durante la cuarentena, según los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA).

La creación de empleo es una asignatura pendiente en la Argentina desde 2011 porque no hay crecimiento en el sector privado desde esa fecha. Las compañías argumentan que los cambios en la macroeconomía desalientan la tasa de inversión que está por debajo del 20% del PBI y es una de las más bajas de América Latina. Cuanto menos inversión, menos nuevo empleo.

El organismo, que depende del Ministerio de Trabajo, destacó que durante el último mes del año 28 mil personas accedieron a puestos de trabajo formales en el sector privado. Esto significó un incremento del 0,5% respecto a noviembre, un porcentaje considerado “muy elevado” para la dinámica laboral en la Argentina.


Alerta, a continuación los datos oficiales

Pese a la baja en el índice de desempleo, los datos oficiales evidencian que casi un tercio de los ocupados (28%) trabaja por cuenta propia y que, entre los asalariados, tres de cada diez (33,1 %) trabajan en la informalidad. Así mismo, según un reciente informe del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (ODSA-UCA), el número de trabajadores no afiliados a la seguridad social creció de 8,5 millones en 2010 a 9,5 millones en 2021.

Además, el número de desempleados y de trabajadores eventuales o con ocupación inestable creció de 3,7 millones de 2010 a 5,7 millones en 2021, un 28,3% de la población activa. Además, por otra parte, sólo el 26,6% de los trabajadores formales tienen un empleo estable.

El director del ODSA-UCA, Agustín Salvia, sostuvo: "Lo que no está ocurriendo es que haya generación de trabajo y de buenos trabajos. El principal problema es este. Hay menos gente que trabaja y que busca trabajo sistemáticamente por desaliento, porque cree que no lo va a encontrar”.

Según el experto, “hay más personas fuera del sistema de la seguridad social” y no son sólo asalariados informales sino también los que trabajan por cuenta propia “que forman parte de la economía informal, en condiciones de mayor vulnerabilidad, sin derechos sociales y laborales, peleándola día a día”.

Hasta el tercer trimestre de 2020 frente a igual período de 2021: cerca de medio millón de personas se sumó al trabajo por cuenta propia y unas 700 mil consiguieron un trabajo asalariado pero informal, mientras que en el transcurso de un año se crearon unos 600 mil puestos de empleos asalariados formales. Por otra parte, según los datos oficiales, la tasa de subocupación, que son los que trabajan menos de 35 horas semanales, del tercer trimestre se ubicó en el 12,2%, con 1,6 millones de personas en esta categoría, unas 28 mil más que en el tercer trimestre de 2020. También es sintomática la suba en la tasa de ocupados que demandaron otro empleo, que ascendió en términos interanuales 1,7 puntos, al 16,5%.


Diferencias entre el sector público y privado

Según los datos del Ministerio de Trabajo, desde el inicio del gobierno de Alberto Fernández, el 10 de diciembre de 2019, hasta el último mes del año pasado, mientras el empleo privado asalariado bajó en 7 mil puestos, en la administración pública total se expandió en casi 137 mil, equivalente a la incorporación de casi veinte personas por cada una que se desvinculó de la relación de dependencia en el ámbito privado.

En todos los casos, la serie del SIPA se agrupa según la fuente de ingreso principal. Este criterio determina que la serie de empleo público sea algo mayor a la informada de 3,4 millones. Esto, a su vez, se estima en torno de 4 millones de personas. La de monotributistas es notablemente menor, se ubica en más de 3,6 millones de trabajadores, al sumar los que tienen un puesto en el sector público y privado, y cobran, por lo tanto, una pensión o jubilación superior a lo que facturan promedio por mes.


Tags



Recomienda esta nota: