31/03/2022

Argentina

INSÓLITO

Amenazaron con violar y golpear a una compañera de escuela y sólo les darán una charla como castigo

Los directivos del colegio comentaron que "lo único que iban a hacer era dar una charla a todo el curso sin nombrar a los alumnos".

Una estudiante de 17 años de la escuela Normal Sarmiento 87 de Resistencia, provincia de Chaco, denunció ante la Policía local que un grupo de compañeros de su curso hablaban de violarla y maltratarla, tras ser advertida por un excompañero de conversaciones mantenidas por tres de ellos a través de un chat y convocaron a una marcha, informó hoy la madrina de la adolescente.

"Esto sucedió el martes pasado y desde entonces mi sobrina no asiste al colegio, porque teme por su seguridad, y ese mismo día que nos enteramos de los chats por WhatsApp radicamos la denuncia", dijo hoy a TN la madrina de la víctima, Cecilia.

La mujer contó que un excompañero de su sobrina, que estaba dentro del grupo de chat donde se hablaba de "violarla entre seis y tirarla a una zanja", le alertó sobre esas amenazas de la que participaron tres estudiantes de 17 años.

Autoridades del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología del Chaco y de la Secretaría de Derechos Humanos y Géneros encabezaron hoy una reunión de urgencia con titulares de la Regional Educativa 10-B y de la institución educativa para analizar la situación y aunar criterios de acción.

Ante la denuncia de violencia por razones de género de la madre de una estudiante de la Escuela Normal Sarmiento N° 87 de Resistencia, ambos organismos públicos activaron el protocolo y tomaron las medidas de protección a fin de evitar mayores daños a la adolescente, informaron medios locales.

Finalizado el encuentro, el ministro de Educación, Aldo Lineras, aseveró que acordó activar una batería "de medidas de protección y de formación para el abordaje integral frente a esta situación puntual y trabajar también en la convivencia escolar", según explicaron a través de su página web.

Las medidas, que incluyen a los estudiantes agresores como a la escuela en general, "buscan garantizar el resguardo de los derechos y la absoluta seguridad de la víctima de este suceso", al que Lineras calificó de "triste y repudiable".

Las previsiones adoptadas incluyen la separación de "los estudiantes agresores, cambiándolos de división y supervisando los tiempos de recreo, evitando posibles momentos de contacto con la víctima en los espacios comunes del establecimiento".

También se informó que los "estudiantes deberán participar de espacios de formación sobre cuestiones relacionadas con ciudadanía y género, pero no solo participando en charlas sino apuntando a que sean ellos mismos quienes promuevan estos espacios de reflexión".

También se realizarán otras medidas de carácter general y universal en jornadas de convivencia escolar, planificada para todo el sistema educativo provincial y una investigación exhaustiva de lo ocurrido en este caso en particular.

El Ministerio, también, reclamó la responsabilidad de los medios de comunicación en este tema.

Lineras hizo un llamado a todos los medios de comunicación para resguardar las identidades de los involucrados, ya que se trata de menores de edad.

"De ninguna manera se puede minimizar el hecho, pero a la vez hay que tener en cuenta que la escuela tiene un rol educativo, y en función de ese rol es que debe trabajar sobre conductas equivocadas, como estas, encausarlas y repensar estas problemáticas", aseveró.

"Necesitamos que ese tipo de situaciones se manejen de otra manera, que la persona que está pasando por una situación de violencia pueda llegar a tener la contención necesaria y se pueda proceder en otras cuestiones. Y eso no sucedió con mi sobrina", agregó la madrina de la joven amenazada.

La adolescente informó ayer, al medio local Datachaco, que "las amenazas ocurrieron el viernes 25 de marzo, de un grupo del colegio integrado por chicos de la institución, aunque de esto me entero recién el martes 29".

Tras informar lo sucedido a los directivos de la escuela, la estudiante dijo que los directivos del colegio se comunicaron con sus padres comentaron que "lo único que iban a hacer era dar una charla a todo el curso sin nombrar a los alumnos".

Insatisfechos con la respuesta, la familia de la alumna radicó la denuncia formal en el departamento de Investigaciones Complejas, de la Policía del Chaco, e informaron lo sucedido a través de las redes sociales.





Recomienda esta nota: