20/04/2022

Argentina

Nacionales

Movida inesperada por el Consejo de la Magistratura

El Frente de Todos tomó dos medidas para enfrentar la ofensiva de la Corte Suprema en el Consejo de la Magistratura. Por un lado, se dividió en dos bloques en el Senado para frenar la designación de Juez. Por el otro, Martínez pidió en Diputados no designar por ahora representantes.

La Corte Suprema hizo su movimiento al derogar la ley que definía el funcionamiento del Consejo de la Magistratura e imponer la vieja norma de 1997 que le permitía al presidente de los supremos conducir el órgano que designa y desplaza jueces. Una maniobra apoyada y festejada por Juntos por el Cambio. No es para menos, los representantes del lawfare en los tribunales no tendrán inconvenientes.

El Frente de Todos no pudo cambiar la ley antes de que venciera el plazo impuesto por los supremos y hasta anoche parecía que no tendrían más remedio que acatar el fallo de la Corte. Sin embargo, se produjeron dos movimientos que si bien no modifican la decisión de los supremos, bien podría frenar la toma del Consejo de la Magistratura (CdM).

El movimiento del oficialismo es táctico. Por un lado, el jefe del bloque de diputados del FdT, Germán Martínez, le pidió al titular de la Cámara baja, Sergio Massa que no designe consejeros hasta tanto se defina de manera correcta las minorías que deben representarse en el CdM. Cerca de la medianoche del martes, llegó el segundo movimiento que se produjo en el Senado. El Frente de Todos se dividió en dos bloques, el Frente Nacional y Popular que conducirá José Mayans y el de Unidad Ciudadana, con Juliana Di Tullio a la cabeza. De esta manera le quitan al PRO del Senado la condición de segunda minoría dejando al cordobés Luis Juez sin la poltrona a la que aspiraba. Es posible que algo similar ocurra en Diputados.

Durante todo el martes los representantes de Juntos por el Cambio insistieron con la imperiosa necesidad de designar a los representantes que faltan del Congreso para el Consejo de la Magistratura, según marca la vieja constitución del organismo con 20 miembros. Los opositores llegaron a amenazar al titular de la Cámara baja, Sergio Massa, y a la presidenta del Senado, Cristina Fernández de Kirchner con denunciarlos penalmente si no nombraban a los dos representantes legislativos. Para los opositores esos deben ser Roxana Reyes de la UCR por Diputados y Luis Juez del PRO por senadores.

Mientras los representantes de JxC hacían sus reclamos, entre los representantes del oficialismo las reuniones se sucedían sin solución de continuidad. Según trascendió, una primera decisión se tomó durante la tarde cuando Martínez, en su condición de jefe de bloque de los diputados del FdT, le pidió a Massa por escrito que se "abstenga de avanzar en nuevas designaciones hasta que quede absolutamente claro el criterio de definición de lo que se considera 'el bloque con mayor representación legislativa', 'la primera minoría' y la 'segunda minoría'". Martínez, además de ser el reemplazante de Máximo Kirchner en la presidencia del bloque, es un hombre de confianza del presidente Alberto Fernández.

El pedido de Martínez no era extraño ni mucho menos una maniobra apresurada. La discusión de las minorías tiene que ver con la cantidad de integrantes que tiene cada bloque. La representación ante el CdM es por bloque y no por interbloques como es el caso de Juntos por el Cambio. Y allí reside el pedido de Martínez que pide determinar si el radicalismo, que propone a la diputada Reyes como representante ante el Consejo es realmente la representante de la segunda minoría./Télam

 





Recomienda esta nota: