16/09/2022

Argentina

Jujuy

Colectivos estudiantiles jujeños marcharon a 46 años de la Noche de los Lápices

Por: Anabel Benicio
Colectivos estudiantes y populares de Jujuy marcharon hoy por las calles de San Salvador, la capital provincial, y llamaron a mantener activa la memoria a 46 años el secuestro y desaparición de un grupo de jóvenes de la ciudad bonaerense de La Plata que reclamaban por el boleto estudiantil gratuito.

La marcha que inicio desde frente a la Gobernación poco después de las 18, recorrió las principales calles de la capital jujeña, fue encabezada por integrantes de centros estudiantiles secundarios, centros culturales y barriales.

“Esta marcha demuestra que el pueblo no olvida lo que hemos vivido y sigue levantando las banderas de justicia social”, dijo a Télam Miguel Ramos, referente de la Asamblea de Trabajadores Desocupados de Jujuy.

El dirigente refirió que en la actualidad en la provincia, el colectivo rechaza “los allanamientos, el armado de causas y las pretensiones de la modificación de la Constitución que forma parte de una trama perversa para darle poder a Gerardo Morales”, sostuvo.

El Centro de estudiantes de la Escuela de Educación Técnica 2 de Jujuy, la Biblioteca Niños Pájaros, las organizaciones sociales como Padres Solidarios, la OMP, la Asamblea de Trabajadores Desocupados, AJI 20, entre otros fueron algunos de los activistas movilizados.

Durante la manifestación, los jóvenes llamaron a “no olvidar la historia, acentuar una conciencia crítica para tomar posición y compromiso con la lucha para intervenir en los hechos de la realidad”.

“Queremos una juventud con espíritu de rebeldía y a los mayores cuestionar el tipo de mensaje que le dejamos a los estudiantes para no condenarnos a vivir sin un crecimiento”, completaron.

Mientras avanzaba la columna llevando banderas y lápices en andas, reivindicaron la lucha de los adolescentes desaparecidos el 16 de septiembre de 1976, María Claudia Falcone, María Clara Ciocchini, Francisco López Muntaner, Daniel Racero, Horacio Ungaro y Claudio de Acha.




Recomienda esta nota: