02/10/2022

Argentina

TOMA DE COLEGIOS

Estudiantes de escuelas tomadas cuestionan la infantilización de sus reclamos

Reunidos en la puerta del colegio Nicolás Avellaneda, compartieron con Télam sus reflexiones a una semana de la toma en el Mariano Acosta, una protesta a la que luego se sumaron más de una veintena de instituciones.

Estudiantes de escuelas secundarias públicas de la Ciudad de Buenos Aires cuestionaron que se hayan "individualizado e infantilizado" los reclamos que los llevaron en "última instancia" a las tomas de establecimientos y jornadas de lucha durante la última semana, las que consideraron una muestra de "un movimiento estudiantil organizado y colectivo" que busca construir un modelo "que incluya las voces y derechos de toda la comunidad educativa".

Así lo expresaron Lucía Guttlein y Gael Gómez, de la Escuela de Música Juan Pedro Esnaola; Martina Segretin, del Instituto de Enseñanza Superior en Lenguas Vivas Juan Ramón Fernández; Brisa Hunglinger, de la Escuela Normal Superior en Lenguas Vivas Mariano Acosta, y Marcos Lainez, del colegio Nicolás Avellaneda.

Reunidos en la puerta de ésta última institución y después de saludarse con sentidos abrazos, compartieron con Télam sus reflexiones a una semana de la toma en el Mariano Acosta, una protesta a la que luego se sumaron más de una veintena de instituciones con tomas, pernoctes y abrazos simbólicos en reclamo de viandas dignas, mejoras edilicias y "prácticas laborales repensadas".

"No somos una minoría, se tomaron 26 colegios con el apoyo de sus estudiantes por votaciones casi unánimes, y estuvimos en reuniones permanentes con la Coordinadora de Estudiantes de Base (CEB), la más grande del país"

Martina secretaria general del Centro de Estudiantes del Lenguas Vivas

"Pese a todos los reclamos que llevamos, lo que más nos preguntaron esta semana es qué opina mi papá de que yo esté tomando el colegio o sobre las notas de mi boletín, o si no había una forma 'menos violenta' de reclamar", comenzó Lucía (16), secretaria general del Centro de Estudiantes del Esnaola.

Y continuó: "Terminan infantilizando nuestros reclamos porque desde el adultocentrismo, si somos niños o adolescentes, no tenemos ni idea de lo que queremos y esto no es así".

"Lo que queremos es sentarnos a discutir la educación pública para construir un sistema educativo inclusivo en el que todos tengamos voz a la hora de tomar las decisiones que nos afectan", aseveró la adolescente.

En coincidencia con sus pares, Lucía cuestionó: "Nos quieren sacar de la cancha porque tenemos 16 años, pero planteamos una discusión política mucho más fundamentada y mejor planteada, que apunta a la educación pública como algo que se tiene que pensar colectivamente".





Recomienda esta nota: