24/11/2022

Argentina

POLÍTICA

El Gobierno analiza un nuevo dólar soja para que el campo liquide divisas: busca captar US$5100 millones

El ministro de Economía, Sergio Massa, dijo “se lo contesto el lunes en el ministerio”, al responder este jueves una consulta periodística sobre el tema. Aún resta un 25% de la cosecha sin vender y es el menor volumen comercializado desde la campaña 2008/09.

En medio de los rumores sobre que el Gobierno nacional podría implementar un nuevo “dólar soja”, el ministro de Economía, Sergio Massa, respondió una consulta periodística con una frase que dejó abiertas las expectativas. “Se lo contesto el lunes en el ministerio”, dijo Massa

Esa escueta declaración del hombre fuerte del Gobierno surgió este jueves en un almuerzo con los empresarios más importantes de la Argentina, nucleados en el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp), luego de que en su discurso destacara el régimen de promoción a las exportaciones implementado en septiembre como una clave para recuperar el nivel de reservas financieras del país.

Datos de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) reflejan que los productores aún tienen un 25% de la cosecha 2021/22 sin vender, lo que equivale a más de US$5000 millones. La comercialización de la oleaginosa se ubica 2,3 millones de toneladas por debajo de la campaña previa, y es el menor volumen comercializado a esta altura, desde la 2008/09.

Por eso, si bien desde el Gobierno no hay ninguna confirmación al respecto, cobran fuerza las versiones de que ya estaría preparado un nuevo tipo de cambio para incentivar a las ventas de los productores, tal como se hizo en septiembre con el “dólar soja” a $200, que mejoró en un 40% el valor en pesos de la oleaginosa. Esta vez el tipo de cambio especial se ubicaría en torno de los $220,

Se da en un contexto en el cual la sequía está haciendo estragos en gran parte de las regiones productivas del país y se encienden las alarmas del Gobierno porque ya hay mermas importantes en las cosechas,

Referentes de la producción, la industria y los mercados plantean el escenario del cultivo más importante para la economía.

Ya se descontaron más de 10 millones de toneladas de trigo, lo que implica unos US$2200 millones menos en exportaciones, y hay incertidumbre con lo que pueda llegar a pasar con la soja y el maíz, los dos principales cultivos que se siembran del país.

Por eso, la única alternativa para que ingresen divisas en diciembre, enero y febrero, hasta que se concrete la nueva cosecha, es por los granos de soja de la campaña anterior que hoy tienen guardados los productores.




Recomienda esta nota: