11/11/2020

Sucesos

BRUTAL

Acusarían de intento de femicidio al joven que acuchilló a la bailarina y evaluarán su estado psiquiátrico

El acusado fue reducido por la Policía después de que le dispararan en el glúteo, cuando estaba sobre una de las víctimas. Los testimonios de amigos de la joven sostiene que el sujeto estaba obsecionado.

El martes por la tarde Sebastián Damián Villarreal, de 30 años, llegó a la escuela “Club de Danza” del barrio porteño de Belgrano, donde tomaba clases con Julieta Antón (26), subió al primer piso y atacó directamente a su profesora con un cuchillo de carnicero.


Sofía Bovino (36), dueña del establecimiento, intervino para defenderla y también fue herida por Villarreal, que sólo soltó a las dos mujeres cuando un efectivo de la Policía de la Ciudad efectuó un disparo que impactó en el glúteo derecho del atacante.

Ahora, Sebastián está internado fuera de peligro y con custodia policial en el Hospital Tornú del barrio porteño de Parque Chas: dos efectivos lo vigilan en todo momento.

Su situación procesal, sin embargo, todavía es incierta. Fuentes del expediente confirmaron que su estado mental impide por el momento que sea indagado.


Por ese motivo, mientras se recupera de la herida de bala, Villarreal será examinado por un equipo especializado del Tornú y un equipo interdisciplinario del Ministerio Público Fiscal porteño que evaluará su estado psicológico para comprobar si el hombre, oriundo del barrio de Villa Argüello en Berisso, comprende lo que hizo, si tiene la capacidad de discernir el bien y el mal en sus actos y si existe una patología psiquiátrica de base.

La fiscalía del caso envió por su parte a psiquiatras del Cuerpo de Investigaciones Judiciales. La defensa del acusado, según fuentes del MPF, también envió especialistas en salud mental.

Una vez que esté listo ese informe, la Justicia podrá saber si es imputable o no. Por lo pronto, se desconoce si tiene una patología de base. Recibe una pensión no contributiva de la provincia de Buenos Aires, según sus registros.

El ataque se produjo pasadas las 16 de ayer en la escuela ubicada sobre la avenida Federico Lacroze, entre las calles Villanueva y 11 de Septiembre.

El desenlace de la violenta situación fue registrado por una de las personas que miraban atónitos lo que sucedía desde la calle, mientras que otros testigos también filmaron lo ocurrido desde el interior del local.

Algunos peatones que pasaban por la puerta del estudio escucharon gritos de auxilio que provenían desde el interior y dieron aviso a efectivos de la Comisaría Vecinal 14 B que se encontraban en la zona.


Los policías ingresaron de inmediato y vieron a Villarreal sujetando del brazo a Antón y sosteniendo con la otra mano el cuchillo.

Uno de los efectivos le dio la voz de alto pero el agresor continuó atacando a la víctima. Ante esa situación, el policía efectuó un disparo con su arma reglamentaria que dio en el glúteo derecho de Villarreal.

Las víctimas fueron trasladadas al Hospital Pirovano. Julieta fue dada de alta poco después, mientras que Sofía, quien resultó herida con una esquirla de la bala que evitó que el hombre las matara, debió ser operada.

El titular del SAME, Alberto Crescenti, señaló que ambas perdieron mucha cantidad de sangre y se encontraban en estado de shock.

En diciembre de 2014, según el título que exhibió en su página de Facebook, Villarreal se recibió como árbitro en la Asociación local de Ensenada pero su verdadero interés principal era la comedia musical. De esa forma conoció a Julieta y, según trascendió entre quienes tomaban clases con él, estaba obsesionado con ella.

“Julieta ya venía asustada, no pensó que iba a llegar a tanto. Es un alumno, un enfermo, un fan. La acosaba, tomaba sus clases virtuales”, contó Delfina García Escudero, una amiga bailarina y quien fue la primera profesora de la víctima, cuando ella tenía 15 años, casi una década antes de transformarse en parte del staff de Tini Stoessel y Showmatch, programa en cual Villarreal intentó entrar mediante un casting de bailarines en 2015.

“Tomaba clases con Julieta cinco veces por semana y a donde fuera la seguía”, contó otra fuente del mundo de la danza a este medio.

García Escudero contó que Villarreal molestaba a Antón, que estaba obsesionado con ella.



Recomienda esta nota: