14/06/2023

Tucumán

Política

Ávila redujo cifras con Chahla en el inicio del escrutinio definitivo

La candidata de Juntos por el Cambio gana terreno con 2.087 votos en 14 mesas computadas, mientras que la oficialista solo alcanza 924. La diferencia se reduce a menos de 1.000 votos.

Beatriz Ávila, representante de Juntos por el Cambio, logró una remontada al inicio del escrutinio definitivo, reduciendo la diferencia con la candidata oficialista Rossana Chahla a solo tres dígitos. En el conteo provisorio, se contabilizaron 14 mesas de la capital que no se habían incluido, arrojando 2,087 votos para la senadora y esposa de Germán Alfaro, y 924 votos para la diputada y ex ministra de Salud.

Si sumamos los números del escrutinio provisorio (se procesaron 1,135 mesas de 1,338) con los obtenidos ayer, Chahla se mantiene en la delantera en la carrera por la Intendencia de San Miguel de Tucumán, con 129,164 votos. Sin embargo, Ávila se ha acercado y ha obtenido 128,328 votos. Esto significa que solo los separan 836 votos.

La definición de la categoría de intendente ha generado tensiones políticas entre el Gobierno y la Municipalidad. Con una elección histórica, la candidata del oficialismo tiene posibilidades concretas de quedarse con la sede de 9 de Julio y Lavalle. En la Casa de Gobierno afirman que la diputada está a la cabeza. 

No obstante, Juntos por el Cambio sostiene que, según sus propios números, la ganadora es Ávila y que hubo una manipulación en la carga de datos del centro de cómputos para perjudicarla. En estas 14 mesas contabilizadas ayer, la fórmula liderada por Roberto Sánchez (JxC) obtuvo 2,260 votos, en comparación con los 837 votos que recibió Osvaldo Jaldo (FdT). En la categoría de legisladores y concejales, la lista 390 de Valores para Tucumán quedó en primer lugar, con 516 y 508 votos, respectivamente.

Custodias celosas

Se observaron largas filas y cientos de fiscales y candidatos, lo que causó demoras y el cierre del tránsito. Había una gran cantidad de seguridad y numerosas cajas con miles de planillas partidarias. 

Esta fue la escena inicial del escrutinio definitivo, el proceso oficial de recuento de votos realizado por la Junta Electoral Provincial (JEP) para proclamar legalmente a las 374 autoridades electas. Ayer, alrededor de 400 personas de las diversas listas de la Capital ingresaron al salón de recuento en Mendoza 1.050. 

Se habilitaron 20 áreas de trabajo para llevar a cabo la tarea. Para poder ingresar, los interesados tuvieron que proporcionar sus datos personales y pasar por el control de Gendarmería, que incluía un detector de metales y la inspección de mochilas.

El secretario de la JEP, Darío Almaraz, fue el encargado de dar comienzo oficialmente al recuento. Ante los presentes, leyó la Resolución 335 emitida por el organismo fiscalizador. El presidente de la Junta, Daniel Leiva, y los vocales Edmundo Jiménez y Washington Navarro Dávila resolvieron que el escrutinio definitivo comenzara con las 203 mesas de la Sección Capital que no habían sido computadas. 

Luego se continuaría con las 1.135 mesas que ya habían sido cargadas. A continuación, se llevaría a cabo el recuento en la zona Oeste, empezando por las mesas que no habían podido ser controladas. Una vez completado ese conteo, se daría inicio a la Sección Este, siguiendo la misma metodología. 

En total, hay 432 telegramas que no se pudieron cargar durante el escrutinio provisorio. El domingo se votó en 3.893 mesas ubicadas en 484 escuelas. A partir de hoy, el recuento se llevará a cabo en 20 áreas de trabajo de manera simultánea y en turnos dobles, de 8 a 13 y de 15 a 20 aproximadamente. 

El vocero de la JEP, Carlos Amaya, informará sobre las novedades durante los cortes al mediodía y por la noche, ya que no se permite a la prensa presenciar el recuento. Además, explicó que no es fácil estimar cuándo finalizará el escrutinio, ya que la tarea se vuelve más lenta cuando surgen discrepancias en las planillas o cuando se abren las urnas para el recuento.




Recomienda esta nota: