16/06/2020

Policiales

Tragedia

Un bebé murió por fracturas en su cráneo y sospechan que un familiar lo atropelló

El menor ingresó a la guardia del hospital de Tafi Viejo, pero los médicos no pudieron salvarlo.

Un bebé de poco más de un año y medio ingresó a la guardia del hospital Avellaneda de la localidad Tafi Viejo con gravísimas lesiones en su cabeza. Los médicos hicieron todo lo que estuvo a su alcance, pero no pudieron salvarlo y terminó falleciendo. Los investigadores sospechan que un familiar lo atropelló.


A partir de las pericias, los policías tucumanos sostienen que Benjamín Juárez perdió la vida al ser atropellado por un familiar, cuando hacía marcha atrás con una camioneta y habría arrollado al pequeño.

La familia se mantendría firme en sostener que fue una tragedia y que no hubo responsabilidad en el conductor. “Se debe haber caído, porque hay arena y piedras en ese sector. Ninguno puede explicar bien qué pasó, pero no tienen nada que ver el carro ni la camioneta”, dijo a La Gaceta María Maldonado, tía de la víctima.

Lo cierto es cuando los padres, el tío y un abuelo del menor ya habían recorrido unos 300 metros en dirección al puesto callejero donde vendían verduras, otro familiar los llamó por teléfono para pedirles que volvieran porque habían encontrado a Benjamín muy lastimado en la vereda.

Rodeados de un doloroso silencio, los peritos trabajaron hasta última hora de la tarde en la calle Thames al 600 e hicieron una inspección mecánica en la camioneta modelo 1982, perteneciente a la familia.

“Siempre cuidaron al bebé. La noticia fue dolorosa. Ha sido una desgracia”, aseguró Andrea Ríos, una vecina, al mismo diario. Benjamín tenía un año y siete meses y era el único hijo de una joven pareja. Los médicos que lo atendieron informaron que tenía múltiples fracturas en el cráneo y pérdida de masa encefálica.



Recomienda esta nota: