09/09/2020

Sucesos

"CLAN ACEVEDO"

Juzgan a la banda que emboscó y asesinó a "Kin" Ramos, hijo de un ex jefe de la barra de Atlético

El joven tenía 27 años, seis hombre descendieron de un auto, le dieron una golpiza y le dispararon al corazón.

Al menos cinco de los seis acusados de haber asesinado a Héctor Guillermo “Kin” Ramos, miembro del “Clan Acevedo” en Tucumán, e hijo de Sergio “Chupete” Acevedo, ex jefe de la barra de Atlético Tucumán, comenzaron a ser juzgados por la Justicia santiagueña y de ser encontrados culpables (por lo menos cuatro de ellos), podrían recibir una pena de prisión perpetua.


Después de una serie de planteos de la Fiscalía y la negativa de la Justicia, esta semana se reanudó el debate oral que tiene a los implicados sentados en el banquillo de los acusados (de manera figurada porque las audiencias son virtuales) bajo la calificativa de “Homicidio calificado por el concurso premeditado de dos o más personas”, mientras que dos de los acusados, están imputados sólo por “lesiones leves”.

Los acusados son los mellizos Agustín y Damián Carrizo (éste último prófugo, tras evadirse de la Comisaría), principales acusados, y Mauro González, Darío Nieva, José Ledesma, Braian Torres y un joven de apellido Díaz.

La Fiscalía está representada por el Dr. Ignacio Guzmán, coordinador de la Unidad Fiscal de Las Termas de Río Hondo, ciudad que fue escenario del sangriento crimen ocurrido a mediados de agosto del 2017.

En la primera audiencia, se tomó declaración testimonial a funcionarios policiales que participaron de la instrucción de la causa y ayer algunos testigos presenciales del brutal asesinato.

El caso

En la mañana del domingo 20 de agosto del 2018, “Kin” Ramos (27) se encontraba sentado en una vereda, frente a un potrero del barrio Villa Balnearia de Las Termas, junto con un amigo.

De repente, un automóvil Renault Clio habría irrumpido en escena y del interior descendieron los sospechosos, entre ellos los hermanos Carrizo, con los que “Kin” habría mantenido diferencias.

Según se desprende de la investigación que llevó adelante la Fiscalía, el sexteto comenzó a golpear a la víctima, que quedó solo porque su amigo escapó del lugar.

En medio de los golpes de puño y botellazos con los que agredían a Ramos, uno de los Carrizo habría extraído un arma de fuego y efectuó un disparo.

El proyectil habría perforado el corazón de “Kin” que quedó tendido en el suelo y murió en cuestión de minutos.

Menos de una semana después del crimen, los sospechosos ya fueron detenidos.



Recomienda esta nota: