04/11/2020

Argentina

JUSTICIA

Causa AMIA: pidieron 20 años de prisión para Carlos Telleldín

Sería el supuesto partícipe necesario del atentado, un delito más grave, en su rol de entregador de la camioneta usada como cochebomba el 18 de julio de 1994.

La querella de la AMIA-DAIA pidió hoy condenar a 20 años de prisión y detener de inmediato a Carlos Telleldín, único acusado en el segundo juicio oral por el atentado a la AMIA, que inició hoy su etapa de alegatos finales.
"Está acreditada su participación criminal en el hecho terrorista", sostuvo ante el Tribunal Oral Federal 3 el abogado Miguel Bronfman, integrante de esa querella y acusó a Telleldín como partícipe necesario de estrago doloso agravado seguido de muertes.
Telleldín llegó a juicio procesado como supuesto participe necesario del atentado, un delito más grave, en su rol de entregador de la camioneta usada como cochebomba el 18 de julio de 1994 en el ataque extremista que causó 85 muertos en Pasteur 633, del barrio de Once, sede de la mutual judía.
La querella sostuvo que el exreducidor de autos se representó que la camioneta que armó, acondicionó y entregó el 10 de julio de ese año iba a ser usada para cometer un delito que podía causar muertes, aunque aceptó que pudo no saber que su destino final era la AMIA.
"No afirmamos que al momento de preparar y entregar la camioneta haya sabido que iba a ser usada para atacar puntualmente el edificio de la AMIA, la preparó con el elástico reforzado para mayor peso, era altamente probable su uso para un estrago con muertos. Se lo representó y no le importó en lo más mínimo", sostuvo el abogado de AMIA.
A más de 26 años del ataque "nadie en su sano juicio podría siquiera poner en duda que el hecho fue un atentado terrorista que causó en forma intencional la muerte de 85 personas, un crimen de lesa humanidad, por tanto imprescriptible", afirmó ante los jueces del Tribunal Andrés Basso, Javier Rios y Fernando Canero.
El letrado reiteró los cuestionamientos a la investigación y remarcó la "ineptitud del Estado argentino para investigar el atentado y esclarecerlo".
"Llegó el día de poner fin a tanta impunidad, llegó el día para que quién entregó el arma homicida empiece a pagar por lo que hizo", cerró Bronfman el alegato, tras remarcar las "mentiras" que según su acusación dijo Telleldín a lo largo de los años.
El pedido "que no es solamente nuestro, es un pedido de los que ya no tienen voz, es un pedido de los familiares que cada día extrañan a sus seres queridos y de las generaciones que vienen que tienen viva su esperanza y esperan justicia, es un pedido de la sociedad que ya no aguanta esta impunidad", concluyó.

La querella de la AMIA-DAIA pidió hoy condenar a 20 años de prisión y detener de inmediato a Carlos Telleldín, único acusado en el segundo juicio oral por el atentado a la AMIA, que inició hoy su etapa de alegatos finales.

"Está acreditada su participación criminal en el hecho terrorista", sostuvo ante el Tribunal Oral Federal 3 el abogado Miguel Bronfman, integrante de esa querella y acusó a Telleldín como partícipe necesario de estrago doloso agravado seguido de muertes.

Telleldín llegó a juicio procesado como supuesto partícipe necesario del atentado, un delito más grave, en su rol de entregador de la camioneta usada como cochebomba el 18 de julio de 1994 en el ataque extremista que causó 85 muertos en Pasteur 633, del barrio de Once, sede de la mutual judía.

La querella sostuvo que el exreducidor de autos se representó que la camioneta que armó, acondicionó y entregó el 10 de julio de ese año iba a ser usada para cometer un delito que podía causar muertes, aunque aceptó que pudo no saber que su destino final era la AMIA.

"No afirmamos que al momento de preparar y entregar la camioneta haya sabido que iba a ser usada para atacar puntualmente el edificio de la AMIA, la preparó con el elástico reforzado para mayor peso, era altamente probable su uso para un estrago con muertos. Se lo representó y no le importó en lo más mínimo", sostuvo el abogado de AMIA.

A más de 26 años del ataque "nadie en su sano juicio podría siquiera poner en duda que el hecho fue un atentado terrorista que causó en forma intencional la muerte de 85 personas, un crimen de lesa humanidad, por tanto imprescriptible", afirmó ante los jueces del Tribunal Andrés Basso, Javier Rios y Fernando Canero.

El letrado reiteró los cuestionamientos a la investigación y remarcó la "ineptitud del Estado argentino para investigar el atentado y esclarecerlo".

"Llegó el día de poner fin a tanta impunidad, llegó el día para que quién entregó el arma homicida empiece a pagar por lo que hizo", cerró Bronfman el alegato, tras remarcar las "mentiras" que según su acusación dijo Telleldín a lo largo de los años.

El pedido "que no es solamente nuestro, es un pedido de los que ya no tienen voz, es un pedido de los familiares que cada día extrañan a sus seres queridos y de las generaciones que vienen que tienen viva su esperanza y esperan justicia, es un pedido de la sociedad que ya no aguanta esta impunidad", concluyó.



Recomienda esta nota: