06/05/2021

Opinión

Por qué dar de baja el teléfono fijo sigue siendo una buena elección

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24)
Por qué dar de baja el teléfono fijo sigue siendo una buena elección | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Por qué dar de baja el teléfono fijo sigue siendo una buena elección

En el mundo antiguo había un vecino por cuadra con teléfono, a veces ni eso. En casa no tuvimos durante muchísimos años. Debíamos ir al almacén de la esquina, ahí había uno, ponerle una moneda, un cospel y hablar. Ahora lo tengo, sin embargo, estoy por terminar con este servicio. Otra despedida a un tiempo en definitiva retirada.

Los domingos a la mañana mi madre me hablaba, al fijo, por supuesto. Cuando murió, supe que lo había mantenido por ella: nadie me habla y tampoco llamo.

Voy a darlo de baja. Haré el trámite y volveré a desaparecer de la ya inservible guía de teléfonos —igual hace varios años no me la entregan— pues da lo mismo figurar o no en un libro ni leído ni consultado ni tenido en cuenta.

A quienes se llenan la boca con las privatizaciones, les recuerdo: en gran parte del país, los teléfonos fueron siempre de empresas de particulares. Los estatales andaban mejor. ¡Pero los privados se esforzaban para ser peor que Entel!

Desde hace poco pasa un cable de fibra óptica por la vereda de casa. Ahora, cada tanto hablan para ofrecerme otros servicios. A todos les digo lo mismo: “Tienen mi correo electrónico, envíenme ahí el detalle de sus ofertas, porque no sé si esta es una llamada legítima o una estafa”. No lo quieren hacer. Soy un granito de arena, en el océano de multimillonarias ganancias de los dueños de los teléfonos. Pero me decidí. Chau.

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón



Recomienda esta nota: