06/01/2010

Culturas

Sepultaron al Gitano

Miles de personas despidieron al ídolo popular. Los restos descansan en un cementerio parque de Longchamps.

Una multitud acompañó esta tarde el cortejo que trasladó los restos de Sandro hasta el cementerio Gloriam, de Longchamps, donde el cantante fue inhumado en medio de escenas de dolor de sus familiares.

La caravana había partido pasado el mediodía desde el Congreso de la Nación. Antes de llegar al cementerio, tuvo su paso obligado por la casa del artista en Banfield, donde alrededor de 5.000 personas lo esperaron para seguir mostrándole su admiración.

El paso del cortejo fue fugaz, pero muy emotivo. Sus seguidores le tiraron flores y besos al auto, donde se encontraba el cuerpo del artista, que falleció el lunes, a los 64 años, tras una larga lucha de 45 días que siguió a un trasplante cardiopulmonar.

Dos helicópteros sobrevolaron la zona preanunciando el esperado momento en que seguidores y vecinos del ídolo pudieran tributarle una despedida al cantautor en la cuadra donde, cada 19 de agosto, supieron celebrarle cada cumpleaños.

Una autobomba encabezó el tránsito del cortejo mientras la muchedumbre conmocionada repartió sus sensaciones entre aplausos, llantos y muestras de desconsuelo.

Con rumbo hacia el cementerio privado de la localidad de Longchamps, la caravana retomó la avenida Hipólito Yrigoyen pero luego, además de los vehículos, se sumó una importante legión de personas que acompañaron el desplazamiento a través de esa concurrida arteria.

Desde que ayer se abrieron las puertas del Congreso, hasta hoy, el desfile de seguidores de Sandro fue contínuo, sólo interrumpido unas horas cuando se cerró, a las 7, el acceso al Salón de los Pasos Perdidos, donde fue velado el Gitano.

Sin embargo, la gente siguió mostrando su admiración al artista al pasar por la capilla ardiente del Palacio Legislativo hasta que finalmente a las 10, se reabrió nuevamente el salón para que los fans pudieran continuar la despedida.

La presidenta Cristina Fernández se comunicó con Olga Garaventa, la viuda del cantante, para transmitirle "su respeto y su dolor por lo que significa" la muerte de "un ídolo popular" como "El Gitano". Así lo informó esta mañana el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, quien estuvo ayer en representación del Gobierno.

Por su parte, Diego Maradona aseguró que lloró "mucho" cuando se enteró de la muerte de Sandro y reconoció, en declaraciones a la prensa, que le hubiese "encantado conocerlo" porque "fue el más grande".

"Fue distinto, fue único y lo seguiremos recordando como fue: el más grande", evocó el ex futbolista, quien se comparó con el artista al señalar: "Le quisieron entrar como me entraron a mí en un montón de cosas, pero él se fue íntegro, sin que nadie le pudiera entrar en ese paredón de Banfield, hasta ahí llegaron, él no los dejaba pasar e hizo muy bien".

Sin importar las lluvias de la noche y el sol de la mañana, fue incesante la procesión de personas en el Congreso para despedir a Sandro.

En una confirmación póstuma de su vastísima popularidad, algunas estimaciones señalan que más de 25 mil personas desfilaron desde el mediodía de ayer ante su féretro exhibido en el Salón de los Pasos Perdidos, y otros miles asistieron hoy al paso del cortejo fúnebre que lo llevó hasta el cementerio.

El cuerpo del cantante es velado a cajón abierto, arropado con una manta de seda beige. Al verlo, las "Nenas" coincidieron en que el deterioro de su estado de salud se veía reflejado en el rostro de su ídolo.



Recomienda esta nota: