18/05/2010

Culturas

Cigarrillo: el enemigo íntimo de Cerati

El cantante ya había sufrido problemas de salud a causa del tabaco. En una entrevista manifestó que fumaba hasta 30 “puchos” por día.

Hace cuatro años, Gustavo Cerati sufrió una tromoflebitis mientras estaba grabando el video clip de “Crimen” y permaneció varios días en terapia intensiva. Por ese problema, estuvo sin caminar durante mucho tiempo y el cantante aseguró que fumaría nunca más, algo que no cumplió y en estas horas lo tiene en estado crítico.

"El estrés produce de todo. Fue un momento muy difícil en mi vida. Son llamados de atención. Estaba fumando mucho y estas cosas llevan a revisar todo, la alimentación, la acumulación de las emociones. Uno va acumulando vicios y cuando pasa esto, que gracias a Dios ocurren, está bueno ponerse las pilas y tomar conciencia", había manifestado Cerati durante la presentación de su disco, “Ahí vamos”.

Una entrevista con la revista Rolling Stone, de septiembre de 2006, lo recuerda mejor: "el otro día estaba viendo algunas cosas, momentos antiguos registrados en videos, veía qué tan asociado estaba realmente al cigarrillo a mi vida. No digo que lo haya dejado de estar porque de alguna manera va a seguir estando, como un alcohólico, después de tantos años, pero ya hasta me parece extraño verme así. Hasta pienso que el cigarrillo no me queda bien, que es medio ridículo. Pero básicamente dejé por un susto", había manifestado el artista.

En otra entrevista, el cantante reveló que fumaba hasta 30 cigarrillos diarios, desde los 18 años. Pero después de la trombosis, dejó "de un día para el otro".

Sin embargo, en 2007, Cerati no aguantó y volvió a su viejo vicio. (TN)



Recomienda esta nota: