22/04/2011

Culturas

Viernes Santo: la Iglesia católica, de luto por la muerte de Jesús

Este día es el más triste para los cristianos ya que recuerdan el sacrificio de Cristo en la cruz.

El Viernes Santo es una de las principales celebraciones del Cristianismo, dentro de la denominada Semana Santa, en la que la Iglesia conmemora la muerte de Jesús de Nazaret, viviendo éste como el día más triste para los fieles.

No se celebra la Eucaristía y se venera la Cruz. En los oficios del día se conmemora de una manera sobria y solemne la Pasión de Cristo. Se lee el relato completo de la Pasión según San Juan, en cuya lectura participan varias personas.

Luego tienen lugar las peticiones, hechas de manera solemne por la Iglesia, el Papa, los clérigos, fieles, gobernantes e incluso por los no católicos, los judíos y los ateos.

Después tiene lugar la veneración del Árbol de la Cruz, en la cual se descubre en tres etapas el crucifijo para la veneración de todos. Terminada esta parte, se procede a distribuir la Comunión a los fieles con las Sagradas Formas reservadas en el monumento el día anterior, o sea, Jueves Santo.

Junto a las ceremonias que tienen lugar en los templos, en muchos lugares se conmemora el Viernes Santo con el rezo del Vía crucis literalmente el camino de la cruz, donde a través de catorce estaciones se rememoran los pasos de Jesús camino a su muerte.

El Viernes y el Sábado Santos son los únicos días del calendario litúrgico católico donde no se celebra la Misa, como luto por la muerte del Señor.

Por otro lado, este día también es vivido por los católicos con alegría y gozo ya que rememoran el sacrificio que realizó Cristo para darles la salvación, convirtiéndose de esta manera en un vencedor, y no un vencido.
 



Recomienda esta nota: