28/04/2011

Culturas

La Boda Real, un evento rodeado de excentricidades

Cuando los novios den el "sí, quiero" el viernes, a la flamante princesa no se le podrá decir más Kate pues pasará a ser “alteza Katerine”. Vea el video.

Un anillo de bodas fabricado con oro de Gales por la reina Isabel II, 16 mil piezas de vajilla china y un lujoso automóvil en ausencia del típico carruaje para bodas reales, serán algunas de las excentricidades que tendrá el enlace entre el príncipe Guillermo y Kate Middleton, a celebrarse en la abadía de Westminster este viernes 29.
 
Además, los novios no recibirán ni un regalo de los cientos de asistentes al matrimonio; en su lugar, unas 26 organizaciones de beneficencia recibirán donativos de parte de los invitados.
 
Tal como su abuelo, el duque de Edimburgo, Guillermo tampoco desea llevar un aro de casado; sin embargo, este sí pondrá a Middleton un anillo fabricado por la reina Isabel II. Al finalizar las nupcias, diez campanadas sonarán a lo largo de tres horas y, tras ello, a la flamante princesa no se le podrá decir más Kate pues pasará a ser alteza Katerine. 

En tanto, la seguridad del evento quedará a cargo de unos cinco mil guardias reales, estratégicamente distribuidos en todos los ambientes del escenario de la boda. 

Vea el video:



Recomienda esta nota: