28/04/2011

Culturas

La Boda Real invade cada rincón de Londres

La bodamanía desató el furor de los ingleses que coparon la capital de su país para disfrutar del enlace del principe William con Kate Middleton.

Galería

El cuento de hadas una vez más acapara la atención de todo el planeta y la capital inglesa es el foco de atención.
 
William Arthur de Windsor, más conocido como el príncipe William, y su novia Catherine Middlenton se unirán en matrimonio bajo el rito anglicano.
 
La esbelta Kate, como la llaman sus íntimos, será la primera plebeya en convertirse en princesa después de tres siglos desde que una chica común ascendiera al trono del Reino Unido.
 
Como si la varita mágica de su hada madrina la hubiese tocado, la tímida morocha está lista para dar el sí frente a millones de personas que mirarán atentamente su recorrido al altar.
 
La bodamanía se ha instalado en las ordenadas calles londinenses a tal punto que un centenar aguarda en vigilia y lleva como único resguardo carpas y bolsas de dormir.
 
Agolpadas a la vera de la Abadía de Westminster, donde sucederá el ansiado compromiso conyugal, las fans de la nueva pareja real aguardan con hidalguía y soportando fríos extremos con sólo un fin: imprimir en sus retinas el paso de su amados héroes de cuento.
 
Banderas, platos, estandartes; todos con una imagen que se repite a lo largo y ancho de Green Park, William y Kate, los futuros reyes de Inglaterra. 


Recomienda esta nota: