22/06/2011

Culturas

Crítica de Cine

Kung Fu Panda 2

El film contiene las mejores escenas de acción que nos ha regalado el cine de animación en los últimos años. Por Alberto Frutos Díaz, desde España para El Diario 24. Video.

En 2008 llegaba a nuestras carteleras “Kung Fu Panda”, cinta de animación bajo el sello de Dreamworks Animation, productora que tiene, o tenía visto el declive de sus últimas entregas, a la saga “Shrek” como sella de identidad, la cual constituía una demostración de que, sacrificando la hondura dramática de sus personajes a favor de referencias cinematográficas continuas y humor y acción a raudales, se podía uno acercar al referente entre referentes, es decir, Pixar, los maestros del “cotarro” animado.  Así que, bajo el amparo del ogro verde y su fiel asno, llegaba un oso panda dispuesto a convertirse en héroe de artes marciales, acompañado de una tigresa, una serpiente, un mono, una grulla y una mantis religiosa. A pesar de las reticencias que podía crear una base argumental tan original como, a priori, infantiloide, “Kung Fu Panda” supuso una más que grata sorpresa, gracias a un protagonista carismático, un humor para toda la familia que, como casi nunca sucede, realmente podía disfrutar público de todas las edades, unas escenas de acción deslumbrantes y, en especial, un encanto especial que rodeaba toda la ambientación de la trama. Crítica y taquilla coincidieron y, tres años después, regresan los “Guerreros del Dragón” en una secuela que, por encima de todo, es “más” que su predecesora.

 “Kung Fu Panda 2” lleva a cabo una de las leyes imborrables de toda segunda entrega que se precie, elevar y desarrollar los elementos presentados con anterioridad, de este modo nos encontramos con una mayor profundidad psicológica en los personajes, dosis más altas de dramatismo en una trama que, a pesar de todo, no dejar de tener los elementos principales que caracterizan este tipo de cine, entiéndase, la búsqueda pura y dura del entretenimiento para todo tipo de públicos. Y, lo cierto, es que lo consigue con creces. A esto ayuda, irremediablemente, el aumento en cantidad y calidad de las escenas de lucha, emblema de una saga que, visto lo visto, aún no ha dicho sus últimas palabras. Coreografiadas a la perfección, con un sentido del ritmo deslumbrante y trepidantes hasta decir basta, “Kung Fu Panda 2” tiene las, con toda probabilidad, mejores escenas de acción que nos ha regalado el cine de animación en los últimos años.

Perdida cierta magia que impregnaba a su primera entrega, esta secuela cumple con las expectativas más altas y deja muy atrás todas aquellas que esperaban un “más es menos”, ofreciendo otro espectáculo visual y amable con instantes de gran cine, especialmente cuando, influida directamente por la compañía de John Lasseter, decide interesarse por sus personajes, conocer sus motivaciones y  las causas que rodean sus actos. Es entonces cuando, un oso panda controlando una gota de lluvia, consigue transmitir las sensaciones que se le exige, en especial, al cine de animación. Entretener y emocionar.  A veces, “más” es, sencillamente, “más”.

 

Alberto Frutos Díaz

 


  VIDEO. Trailer de Kung Fu Panda 2:

 

 

 



Recomienda esta nota: