26/11/2012

Culturas

Insólito: si mientes, te crecerá la nariz

Parece ser que el "efecto Pinocho" es una realidad, o así parece demostrarlo un estudio científico. Todo se debería a cambios térmicos.

Un estudio científico demostró que la historia de Pinocho, el clásico niño al que por mentir le crecía la nariz, tiene algo de real. Al parecer, cuando una persona miente, se producen cambios térmicos que alteran el tamaño de la nariz.

La investigación realizada por expertos del departamento de la Universidad de Granada reveló que cuando una persona miente se produce el denominado "efecto Pinocho": la temperatura de la punta de la nariz aumenta o disminuye.
 
También existe un efecto cerebral. "La ínsula, que es un área cerebral vinculada a nuestro 'yo' más auténtico, se activa cuando estamos hablando de manera cierta sobre nuestros sentimientos", explican los expertos.
 
Sin embargo, cuando no hay sentimientos reales, ésta no se activa. "A más actividad de la ínsula (a mayor sentimiento visceral), menor cambio térmico se produce, y viceversa", indica el estudio. 
 
Para llegar a esa conclusión, los expertos Emilio Gómez Milán y Elvira Salazar López aplicaron la termografía -una técnica para detectar la temperatura de los cuerpos- al ámbito de la psicología, obteniendo resultados novedosos. 
 
Los investigadores descubrieron que cuando los humanos realizan un gran esfuerzo mental, la temperatura de la nariz desciende. En cambio, cuando se sufre un ataque de ansiedad, se produce una suba general de la temperatura facial. También detectaron que al mentir aumenta la temperatura corporal en la zona del músculo orbital, situado en la esquina interna del ojo. 


Recomienda esta nota: