19/12/2013

Culturas

La sonrisa es un refuerzo positivo para que los chicos coman frutas y verduras

Según un estudio recientemente realizado, se identificó a la sonrisa de los padres como un hábito positivo al incluir las frutas y verduras dentro de la alimentación de los niños.

Ser padre es una de las tareas más complicadas que tenemos en nuestra vida. Es por eso que todos los concejos que nos ayuden en nuestra tarea siempre son bienvenidos. Es conocido que a los niños les cuesta incorporar a su alimentación las frutas y las verduras.
 
Si los padres sonríen cuando disfrutan de estos sanos alimentos, resulta mucho más probable que sus hijos se decidan a comerlos, concluyó una nueva investigación. “Siempre supimos que los padres tienen una influencia muy fuerte sobre lo que comen sus hijos”, afirmó Elizabeth Pivonka, de la Fundación Producir para una Mejor Salud (Produce for Better Health Foundation, Estados Unidos). Para la especialista, el nuevo estudio muestra que los padres generan el placer de comer alimentos sanos en sus hijos.
 
Un estudio previo halló que cuando los padres comen muchas frutas y verduras sus hijos tienden a incorporar este buen hábito. La nueva investigación confirmó estos resultados y agregó que los chicos que ven a sus padres sonreír al comer un alimento particular eligen esta comida con mucha mayor frecuencia.
 
Los especialistas recomendaron que los padres hagan comentarios amables sobre las comidas sanas, resaltando por ejemplo su color y sabor. Por el contrario, no conviene prohibirles alimentos ya que igualmente los chicos tendrán acceso a ellos. Es mejor explicarles las ventajas de la alimentación sana y permitirles que disfruten de helados, chocolates o tortas de vez en cuando.


Recomienda esta nota: