24/12/2013

Culturas

Valeria Lukyanova, la Barbie Humana, contagia a muchas mujeres

Lhouraii Li, tiene 24 años, y decidió convertirse en una “Barbie viviente”. Destina cuatro horas diarias a maquillarse y perfeccionar su look. Mirá el video.

Lhouraii Li, una chica de 24 años, decidió convertirse en una “Barbie viviente” y, para eso, invierte cuatro horas de su día a maquillarse y perfeccionar su look para verse como una muñeca.
 
La chica dice que su inusual apariencia está inspirada en una combinación de la moda japonesa y el rosa de la princesa de Mattel. “Uso lentes que mis ojos parezcan más grandes; luego, uso delineador, lo extiendo más allá de la línea real de mi ojo y pego 14 pares de pestañas”, reconoce la joven al diario Daily Mail. Con 21 años, esta especialista en belleza de manos de Bradford (West Yorkshire, Inglaterra) dice que también se afeitó las cejas para poder dibujárselas más alto y que no se vea extraño en relación al “nuevo” tamaño de sus ojos.
 
Como está tan compenetrada con su nueva imagen, nunca sale a la calle sin maquillaje y asegura que, aunque toda la producción estética que implica convertirse cada día en una “muñeca viviente” le lleva mucho tiempo, a ella le resulta entretenido. “Otros se levantan y ven televisión, yo me levanto y me maquillo”. Tanto le gusta lo que hace que se dedicó a subir videos tutoriales a YouTube donde explica algunos secretos; ya atrajo a más de seis mil seguidores y acumula un promedio de veinte mil visitas por video.
 
Sin embargo, ella no fue una “princesa Barbie” por siempre. Su transformación comenzó hace cuatro años, antes su aspecto era muy diferente, ya que era una chica totalmente dark. Hace ocho años, en esos tiempos góticos, conoció al que hoy es su novio, Nathan Kent, de 24 años. “Cuando nos conocimos, ella era dark, igual que yo; pero cuando nos encontramos de nuevo después de unos pocos años ya se vestía así”, dice el joven. “Me gusta mucho el look. Creo que sería mejor para ella si pudiera salir a la calle sin tanto maquillaje de vez en cuando, pero me hace feliz”.
 
Sobre las miradas, Lhouraii dice que si bien muchos le dicen cosas negativas por la calle, está contenta con su aspecto y lo disfruta día a día.
 
 

 


Recomienda esta nota: