27/11/2015

Culturas

Una sexy modelo se mostró natural y perdió miles de seguidores en las redes

La inglesa Stina Sanders realizó un “experimento” social para desenmascarar la crueldad de las redes sociales.
Una sexy modelo se mostró natural y perdió miles de seguidores en las redes | El Diario 24 Ampliar (4 fotos)

La modelo inglesa Stina Sanders compartió fotos al natural, sin producción ni maquillaje y perdió miles de seguidores.

La top model inglesa Stina Sanders dejó de lado su estilo glamoroso y compartió imágenes sin retocar en situaciones cotidianas en su cuenta de Instagram a modo de “experimento”.

"Las redes no son la vida real", dijo la modelo australiana y estrella de Instagram Essena O'Neill cuando reveló a sus más de 700 mil seguidores que había manipulado las fotos "sólo para gustar" o promocionar productos. La confesión motivó la creación del hashtag #socialmediaisnotreal y despertó numerosas reacciones. Entre ellas, la de la modelo británica Stina Sanders, quien reemplazó sus habituales "posteos" glamorosos por otros que reflejaban situaciones caseras y la mostraban sin maquillaje. Sus seguidores no respondieron como ella esperaba: 5.000 abandonaron la cuenta. Sin embargo, la cantidad de "likes" por publicación aumentó significativamente.


Como modelo y bloguera de moda, Sanders solía esforzarse por compartir con sus seguidores imágenes que la exhibieran impecable; maquillada, producida, con filtros que la favorecían y en situaciones "aspiracionales". Una cena con su novio en Bangkok en un restaurante con una vista imponente de la ciudad o el backstage de una producción de fotos eran los escenarios habituales. Pero en el marco de la bandera que levantó O'Neill, la modelo inglesa decidió darle un giro de 180 grados a su cuenta de Instagram.

"Quería ver lo que sucedía si dejaba de publicar fotos glamorosas y empezaba a publicar esas cosas que ni siquiera compartes con tus amigos; cosas tabú", explicó a la revista People.

Así, comenzó el "experimento". Durante siete días, compartió con sus seguidores imágenes que ilustraban su día a día real. Eso incluyó la rutina de depilación de vello facial, los momentos previos a una irrigación de colon (confesó que sufre de colon irritable) y a la sesión con su psicólogo como parte de un tratamiento por un ataque de pánico que dijo haber tenido semanas atrás.

Para su sorpresa, el cambio la llevó a perder 5.000 seguidores. Según señaló, ella creía que sus publicaciones iban a recibir una menor cantidad de "likes", pero no que tantas personas dejarían de seguir su cuenta. Sin embargo, sucedió todo lo contrario; los comentarios positivos se dispararon, sobre todo por parte del género femenino. La confesión de su ataque de pánico la acercó a sus "followers" y muchos de ellos le agradecieron su sinceridad.

El "experimento" demostró que así como las redes sociales generan la ilusión de una vida perfecta, con todos los efectos nocivos que eso conlleva, también pueden ser usadas de manera positiva. Sanders descubrió que la "belleza" de las redes reside en emplearlas como una herramienta de comunicación para intercambiar experiencias y exhibir situaciones reales. Y por lo visto no es la única que lo sostiene; hoy su cuenta de Instagram ya supera los 120 mil seguidores y sus publicaciones rondan los 6.000 "likes".


Recomienda esta nota: