24/09/2016

Culturas

El adolescente más alto del mundo no puede parar de crecer

A los 19 años, Broc Brown mide 2,34 metros. Padece un desorden genético.

Broc Brown mide 2.34 metros a sus 19 años. Su altura, motivada por un desorden genético diagnósticado a los 5 años llamado Síndrome de Sotos, le hizo valedor a los 18 años del título de adolescente más alto del mundo en el Libro Guinness de los Récords.

Broc vive en Estados Unidos y su familia y amigos han logrado aprender a vivir con su particular altura. De hecho el joven trata de hacer la vida cotidiana como el resto de las personas. Pero los médicos están preocupados ya que no ven que su crecimiento se detenga en algún momento.

“Es un desorden genético y no hay nada que pueda frenar su crecimiento", declaró su madre, Darci, en el diario The Telegraph.



En la actualidad, su crecimiento es de 15 centímetros al año, lo que hacer prever que le convertirá en el hombre más alto del mundo. Este título lo ostenta en la actualidad el turco Sultan Kosen, que mide 2.49 metros.

"Broc medía 1.57 metros en preescolar, 1.83 en primaria y 2.13 en la preparatoria”, recuerda Darci.

Pese a los problemas que conlleva su altura, a los que se añaden dificultades para aprender, la tensión alta y la espalda curva, los médicos aseguran que Brown puede llevar una vida normal.



Recomienda esta nota: