13/09/2017

Culturas

Lali Espósito dijo que le "encanta lo placentero" y le llovieron las críticas

"Me encanta morfar, me encanta coger, me encanta todo“, disparó la cantante y generó polémica.
Las confesiones de Lali Espósito: “Me encanta coger”
La cantante aseguró que disfruta de la vida, entre ellos, el sexo. Habló de su carrera, su relación con Mariano Martínez y su deseo de ser madre.
 
inCompartir
 
Sin lugar a dudas, Lali Espósito es una de las principales figuras del momento. Entre sus fans (que son miles y no paran de sumarse) hay muchos de ellos menores de edad y que están pendientes de cada palabra que dice su ídola. Ella es conciente de eso.
Sin embargo, en una entrevista reciente, la estrella pop habló sin filtros sobre su vida, su carrera y su romance con Santiago Mocorrea, su pareja actual.
Cuando fue la hora de hablar de los placeres de la vida, ella reveló que le encanta “coger”.
“¿Sos una persona de disfrutar y de gozar de los placeres?”, le consultaron a Lali en revista Viva. “Total: me encanta morfar, me encanta coger, me encanta todo“, disparó.
“Como me encanta lo placentero, cuando no me encuentro en ese lugar, me siento incómoda”, agregó la cantante.
En relación a su carrera, Lali aseguró que tiene “un tema con la autoexigencia“. “Nunca estoy conforme con lo que hago… Eso es lo complicado. Si bien está bueno y siento que es mi motor de todos los días porque me digo a mí misma: ‘Esto puede estar mejor: puedo cantar mejor, puedo ensayar más'”.
A su vez, sobre sus primeros pasos en su carrera, Espósito aseguró que sus padres la protegían por miedo a la frustración y la situación ecónomica de su familia. “Yo vengo de una familia de clase media, nada nos sobraba. De hecho yo ayudaba en mi casa. Era una situación anormal para una persona que no está acostumbrada a que el hijo de diez años tenga un sueldo parecido o que gane más que los padres”.
Otra de las revelaciones de Lali fue sobre el momento en que decidió dar un nuevo rumbo a su carrera. “Fue a mis 18 años. Estaba en esa gran factoría, en ese mundo de Gustavo Yankelevich y de Cris y todo era muy cómodo y divertido: había música, había diversión. Estábamos en la cresta del éxito con Teen Angels, hacíamos shows en el Gran Rex… Pero yo había leído Las brujas de Salem, de Arthur Miller, y había quedado flasheada: yo quería ser Abigail Williams. Un día me entero por unos amigos que venían del teatro que se iba a hacer la obra. Una señal. ¡Yo quería actuar en esa obra!”, contó y explicó: “Sin decirle nada a nadie, fui al casting en el Broadway. Y quedé. “¿Y ahora qué carajo hago?”, dije. Tenía que decírselo a Yankelevich, pero por suerte había una situación contractual a mi favor. (…) Tenía que salir de un show con un montón de personas cantando, para cruzarme a una sala en la que con suerte había 80 personas“.
“La gente me decía: ‘Vos venís de otro palo, no podés hacer eso. Vas a estar en las dos marquesinas a la vez’. Y yo les contestaba: ‘A mí me chupa un huevo‘. Yo sabía que era auténtico hacerlo, tenía la necesidad imperiosa de hacerlo. Y sabía que no iba a cambiar nada: sabía lo que daba en cada obra”, aseguró.
Sobre el amor, Lali sentenció: “Estuve siempre de novia. ¡Una boluda!“. “Siempre fui muy noviera. Me puse de novia a los 14 y estuve 4 años con Peter Lanzani, quien fue mi primer novio hasta mis 18. Después estuve cinco años con otro novio. Y después estuve un año con otro. Y así”, recordó.
A su vez, la cantante se refirió a  su relación con Mariano Martínez: “Me sentí un adulto por primera vez en una pareja… No es un detalle menor. Y aprendí algo: ya no soy la salvadora de nadie. Esta situación de ser la salvadora, que se me hizo costumbre, desde que ayudo en mi casa, ayudo a mis hermanos… Entrego, tengo gente a la que le voy a dar todo. Yo soy proveedora, pero no recibo“.
Por último Lali habló sobre su deseo de ser madre pero lo deja para más adelante: “Quiero hacer un montón de cosas, ser egoísta en mi trabajo, todo para que cuando sea grande no tenga que arrastrar a un hijo a mis situaciones profesionales“.

En una entrevista reciente Lali Espósito habló sin filtros sobre su vida, su carrera y su romance con Santiago Mocorrea, su pareja actual. Pero unas picantes declaraciones se robaron el protagonismo y recibió exageradas críticas.

Cuando fue la hora de hablar de los placeres de la vida, ella reveló que le encanta “coger”. “¿Sos una persona de disfrutar y de gozar de los placeres?”, le consultaron a Lali en revista Viva. “Total: me encanta morfar, me encanta coger, me encanta todo“, disparó. “Como me encanta lo placentero, cuando no me encuentro en ese lugar, me siento incómoda”, agregó la cantante.

En relación a su carrera, Lali aseguró que tiene “un tema con la autoexigencia“. “Nunca estoy conforme con lo que hago… Eso es lo complicado. Si bien está bueno y siento que es mi motor de todos los días porque me digo a mí misma: ‘Esto puede estar mejor: puedo cantar mejor, puedo ensayar más'”.

A su vez, sobre sus primeros pasos en su carrera, Espósito aseguró que sus padres la protegían por miedo a la frustración y la situación ecónomica de su familia. “Yo vengo de una familia de clase media, nada nos sobraba. De hecho yo ayudaba en mi casa. Era una situación anormal para una persona que no está acostumbrada a que el hijo de diez años tenga un sueldo parecido o que gane más que los padres”.

Otra de las revelaciones de Lali fue sobre el momento en que decidió dar un nuevo rumbo a su carrera. “Fue a mis 18 años. Estaba en esa gran factoría, en ese mundo de Gustavo Yankelevich y de Cris Morena y todo era muy cómodo y divertido: había música, había diversión. Estábamos en la cresta del éxito con Teen Angels, hacíamos shows en el Gran Rex… Pero yo había leído Las brujas de Salem, de Arthur Miller, y había quedado flasheada: yo quería ser Abigail Williams. Un día me entero por unos amigos que venían del teatro que se iba a hacer la obra. Una señal. ¡Yo quería actuar en esa obra!”, contó y explicó: “Sin decirle nada a nadie, fui al casting en el Broadway. Y quedé. “¿Y ahora qué carajo hago?”, dije. Tenía que decírselo a Yankelevich, pero por suerte había una situación contractual a mi favor. (…) Tenía que salir de un show con un montón de personas cantando, para cruzarme a una sala en la que con suerte había 80 personas“.

“La gente me decía: ‘Vos venís de otro palo, no podés hacer eso. Vas a estar en las dos marquesinas a la vez’. Y yo les contestaba: ‘A mí me chupa un huevo‘. Yo sabía que era auténtico hacerlo, tenía la necesidad imperiosa de hacerlo. Y sabía que no iba a cambiar nada: sabía lo que daba en cada obra”, aseguró.

Sobre el amor, Lali sentenció: “Estuve siempre de novia. ¡Una boluda!“. “Siempre fui muy noviera. Me puse de novia a los 14 y estuve 4 años con Peter Lanzani, quien fue mi primer novio hasta mis 18. Después estuve cinco años con otro novio. Y después estuve un año con otro. Y así”, recordó.

A su vez, la cantante se refirió a  su relación con Mariano Martínez: “Me sentí un adulto por primera vez en una pareja… No es un detalle menor. Y aprendí algo: ya no soy la salvadora de nadie. Esta situación de ser la salvadora, que se me hizo costumbre, desde que ayudo en mi casa, ayudo a mis hermanos… Entrego, tengo gente a la que le voy a dar todo. Yo soy proveedora, pero no recibo“.

Por último Lali habló sobre su deseo de ser madre pero lo deja para más adelante: “Quiero hacer un montón de cosas, ser egoísta en mi trabajo, todo para que cuando sea grande no tenga que arrastrar a un hijo a mis situaciones profesionales“.


Recomienda esta nota: