12/11/2017

Culturas

Un estudio de la Universidad de Ohio demostró que los ateos son más amables con los cristianos

También sugieren una posible razón para ello: pueden ser más amables para compensar el estereotipo popular de que los ateos son inmorales.
Ampliar (1 fotos)

Los ateos son mas tolerantes con los cristianos que viceversa.

La autora del estudio, Colleen Cowgill, señaló en una entrevista que los ateos han aumentado su visibilidad, en parte debido al surgimiento de los "Nuevos Ateos" hace una década. Su número también ha aumentado, con aproximadamente el 3% de los estadounidenses identificados como ateos y alrededor del 26% de probabilidades de no creer en Dios, de acuerdo con otro reciente estudio.

Como explica la autora:

"De esta investigación previa, sabemos que la población general en Estados Unidos tiende a estereotipar a los ateos como inmorales y poco confiables, una reputación que muchos ateos comprensiblemente encuentran angustiosa. Mi principal interés residía en cómo los ateos mismos responden a estos estereotipos negativos".

Los investigadores también mostraron que los cristianos tienen un sesgo dentro del grupo hacia otros cristianos cuando se trata de economía, lo que significa que prefieren hacer negocios con personas que creen lo mismo que ellos. Los ateos, por otro lado, no exhibieron un sesgo dentro del grupo hacia otros ateos.

Ella también sostiene que los miembros de un grupo estereotipado también pueden actuar de manera "compensatoria" para combatir el prejuicio, citando el ejemplo de los inmigrantes en Estados Unidos que luchan por mostrar su identidad estadounidense cuando ésta se ve amenazada.

En el estudio se usó un juego económico como una forma de explorar cómo las personas se comportan con los demás dentro y fuera de sus grupos. El juego utilizado era una versión modificada del Juego del Dictador, donde una persona (el dictador) tiene que compartir una recompensa monetaria con otra.

En el estudio, los participantes cristianos dieron más dinero a los cristianos que a los ateos, mientras que los ateos dieron por igual a los ateos y los cristianos. Cuando se ocultó la identidad religiosa de los participantes, los efectos desaparecieron. De manera reveladora, cuando se ocultó su propia identidad, los ateos dieron más dinero a otros ateos. Concluye la autora:

"Creo que es bastante revelador que los ateos son quizás tan agudamente conscientes de los estereotipos negativos sobre sí mismos que hay diferencias observables en su comportamiento en comparación con los cristianos, incluso en este pequeño tipo de interacción de bajo riesgo".


Recomienda esta nota: