10/01/2018

Culturas

Revelan las razones por las que Jorge Luis Borges nunca ganó el premio Nobel

Según unos informes desclasificados por la Academia Sueca, 1967 fue el año en el que el escritor argentino estuvo más cerca de obtener el galardón.

"Es una antigua tradición escandinava: me nominan para el premio y se lo dan a otro. Ya todo eso es una especie de rito" es una de las muchas irónicas frases de Jorge Luis Borges, el escritor argentino que se encontró en más de una ocasión nominado al Premio Nobel de Literatura, pero que nunca lo obtuvo, pese a ser uno de los máximos exponentes de la literatura en el siglo 20.

Ahora, a partir de la desclasificación de viejos archivos de la Academia Sueca, que desde 1901 elige todos los años a un ganador, se puede empezar a entender por qué Borges jamás recibió el premio.

En el año 1967, al parecer, Borges estuvo más cerca que nunca de obtener el premio. Se encontraba entre los elegidos por su libro El Aleph. Aquel año, el galardón quedó en manos del guatemalteco Miguel Ángel Asturias.

Según recoge el diario sueco Svenska Dagbladet en base a documentos de la Academia que se mantuvieron en secreto por más de 50 años, el presidente del Comité del premio, Anders Osterling, rechazó entonces al argentino con un argumento tan breve como determinante: "Es demasiado exclusivo o artificial en su ingenioso arte en miniatura".

Borges siempre estuvo en las listas de candidatos al Premio Nobel, hasta el día de su muerte. La versión más popular de por qué le era vedado el reconocimiento, señala que fueron motivos más relacionados con la política que con la literatura. De hecho, muchas fuentes lo atribuyeron durante años a la visita que hizo en 1976 (en plena dictadura chilena) al general Augusto Pinochet, a quien incluso le dedicó algunos elogios.

A eso se habría sumado la crítica que formuló a la obra del poeta sueco Artur Lundkvist, quien más tarde fuera nombrado secretario permanente de la Academia. Fue precisamente Lundkvist, experto en literatura latinoamericana y responsable de la introducción de la obra de Borges en su país, quien confirmó esa sospecha en una entrevista: "La sociedad sueca no puede premiar a alguien con esos antecedentes (por la visita a Pinochet)".

Maria Kodama, viuda de Borges, señala: "todo el mundo sabe que fue una cuestión política. Él no fue invitado por Pinochet, sino por la Universidad de Chile. La gente es muy perversa, porque cuando un hombre como él recibe un doctorado, es protocolo que vaya el presidente del país".

 



Recomienda esta nota: