13/02/2018

Culturas

Mythbusters: El hueso no es un buen alimento para los perros

Pueden causar desde rotura de dientes hasta ahogamiento si se atoran en el estómago o en la tráquea.
Ampliar (1 fotos)

Los huesos ya no están recomendados para los perros.

Nadie se imagina la vida de un perro sin un hueso para morder, lamer y gastar energías. Sin embargo, cada vez más veterinarios lo desaconsejan. Al menos al hueso común de vaca, el de costilla. “Los huesos pueden astillarse al ser mordidos y perforar el intestino, y esas heridas son una vía de entrada para los parásitos”, explica la veterinaria Patricia El Kadi.

El hueso puede causar desde rotura de dientes hasta ahogamiento al quedarse atorado en el estómago o la tráquea, pasando por lesiones bucales. Lo mejor para reemplazarlo es darles como premio o como un mimo, una croqueta (suelen venderlas en las veterinarias) o esos falsos huesos que son comestibles y que además ayudan a limpiarle los dientes, dice la profesional.

El Kadi comenta que si bien en la actualidad los perros dejaron de ser “el basurero” de la casa, aún persiste la idea de darles las sobras de nuestra comida. “En la actualidad, también se ve que los dueños los premian con ciertos alimentos que no les hacen nada bien”, sostuvo la experta en cardiología animal.

“Hoy los alimentos balanceados vienen de distintos sabores, formas y con los nutrientes necesarios para cada tamaño, edad y raza, para que nuestros mejores amigos lleven una excelente calidad de vida”, destaca.

El Kadi habló sobre los principales enemigos de la alimentación de nuestras mascotas: “es muy común que los domingos les demos los restos del asado. Eso está pésimo porque la mayoría de los perros a partir de los siete años es cardíaco. Y lo que les damos en estos casos son los restos de costillas que tienen exceso de sal, o grasa, y esta puede afectarles el hígado”.

En su veterinaria ve con frecuencia casos de caniches anoréxicos. “Los perros de esta raza son fanáticos del pollo. Los dueños, como mimo o recompensa, muchas veces les dan esta comida y entonces el animal ya no quiere el alimento balanceado. Hace ayuno prolongado y empieza a tener muchos problemas, porque les bajan las defensas”, describe. En la lista de lo no aconsejable, El Kadi pone los sobres de carne o pollo que se venden en los supermercados porque tienen mucha sal.

“Otra recompensa común es el chocolate. A veces se les dan a los perros para participarlos de una reunión familiar, como suele ocurrir en Pascua. Esto es muy peligroso para su hígado”, advirtió. Tampoco es bueno darles harinas, tomate o cebollas porque causan alergias. “Así que ojo con las sobras: las galletas, los fideos con salsa... pueden hacerles un daño importante”, recalca. Las leches y los lácteos también están desaconsejados.

El Kadi es consciente de que muchas personas piensan que antes los perros sobrevivían con cualquier comida. Sin embargo, apunta que hoy tienen mejor calidad de vida y viven más gracias al alimento balanceado. “Aunque nos cueste no consentirlos, lo mejor es darles esos productos”, resume.


Recomienda esta nota: