29/05/2020

Culturas

MATE Y PANDEMIA

Los materos no se rinden: adaptaron su hábito y mantienen vivo el consumo

Por el coronavirus, se dijo adiós a las rondas de mate, pero los amantes, buscan la manera de tomar.

Cifras recientes del Instituto Nacional de la Yerba Mate revelaron que ni el coronavirus ni la cuarentena​ alteraron el consumo de yerba mate en el país.

Al contrario: más allá de la recomendación de evitar compartir la principal infusión de los argentinos, la producción yerbatera de abril superó (con 24 millones de kilos salidos de los molinos) a la de los abriles de los últimos diez años.

En opinión de Carlos Coppoli, subgerente de marketing del Instituto Nacional de la Yerba Mate: “En este momento es claro que las indicaciones sanitarias son lo más importante y nosotros pusimos mucho énfasis en la higiene de los utensilios y en no compartirlos, de modo que cada uno tenga su mate y su bombilla. Pero así y todo, creo que la ronda de mate se amplió. Hoy veo en videoconferencias por las distintas plataformas que la gente literalmente se 'junta' a tomar mate, cada uno en su espacio”.

En cuanto a las cifras que se derivan del cambio de rutina, lo que parece haber es una redistribución de hábitos que “compensan” el consumo usual, “inclinándolo hacia un poquito más que otros abriles”, señaló Coppoli.

Luego, detalló: “Los argentinos consumimos 280 millones de kilos de yerba mate por año. Hoy, los que están en casa trabajando, quizás están tomando más que en la oficina. Pero algunos, como están con mil cosas, tomarán menos. En definitiva se compensa positivamente".

Y resumió, “se toma parecido a otros años y no se cumplió ninguna merma por la imposibilidad de compartir la ronda de mate. Se toma más allá de la cuarentena y más del coronavirus”.




Recomienda esta nota: