01/02/2021

Culturas

el dia de

Por qué el 1 de febrero es el Día Mundial del Galgo

La fecha intenta concienciar sobre el maltrato del que son víctimas estos animales.
Por qué el 1 de febrero es el Día Mundial del Galgo | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Por qué el 1 de febrero es el Día Mundial del Galgo

El 1 de febrero es el Día Mundial del Galgo. La fecha fue impulsada por asociaciones de amigos de los galgos, que tratan de concienciar al público en general de los maltratos a los que son sometidos estos animales, e intentan darles una segunda oportunidad, rescatándolos y ofreciéndolos en adopción como mascotas de compañía.

En la Argentina la Cámara de Diputados convirtió en ley un proyecto para prohibir las carreras de galgos en todo el territorio nacional y castiga con penas de hasta cuatro años de cárcel y multas altísimas a quien realice, promueva u organice la actividad.

En España se crían miles de galgos al año para la caza. Durante la temporada de caza (de octubre a enero) viven enclaustrados y descuidados y solo salen para las monterías. Los entrenan con técnicas horribles, como remolcarles atados a coches, camiones o motos a mucha velocidad.

Aunque esta maravillosa raza necesita siempre nuestra ayuda, se le ha creado su día para denunciar la cruel situación por la que pasan muchos de estos animales. Se celebra el 1 de febrero por una razón, y es que esta fecha marca el final de la temporada de caza en España, cuando, para muchos galgos, llega un destino mucho peor que la vida cruel que han soportado hasta entonces.

Otras conmemoraciones del 1 de Febrero

En la Argentina es el Día de Trabajador Vitivinícola.

Los católicos recuerdan a los santos Agripano, Brígida de Irlanda, Cecilio de Granada, Enrique Morse, Juan de Saint-Malo, Pablo de Saint-Paul-Trois-Châteaux, Raúl de Cambray, Severo de Rávena, Sigeberto, Trifón, Urso de Aosta, Viridiana y los beatos Andrés de Segni, Juana Francisca de la Visitación Michelotti y Reginaldo de Orleans.

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón



Recomienda esta nota: