16/04/2021

Culturas

TV

Celeste Muriega recordó sus días en Dubai junto a Maradona

La modelo fue pareja de Alejo Clérici, quien durante muchos años fue mano derecha del 10, acompañándolo en su experiencia en los Emiratos Árabes Unidos.

Celeste Muriega fue pareja de Alejo Clérici, quien durante muchos años fue mano derecha de Diego Armando Maradona, coincidiendo con su etapa en Dubái. 
“Con Diego, Alejo hacía un poco de todo: desde levantarlo y decirle: ‘Tenés que cumplir este evento’, ‘Tenés que hacer tal cosa, la otra’, ‘Te cerré tal contrato’. De la época que salimos, habrá estado en Dubái dos años y pico, tres”, recordó Muriega en una entrevista con Leandro Rud para el programa La Noche (El Nueve).
“Cuando arranqué con Alejo de verdad, yo estaba en el Bailando, entonces no podía viajar. Pero él se escapaba: a veces hacíamos viajes de los que nadie se enteraba y nos encontrábamos en diferentes lugares. Estuve 7 años con Alejo, un montón, ¡récord! Vivimos distintas etapas: los primeros dos años fueron al a distancia. Después pasamos directo al a convivencia. Y después de ahí empezamos a probar el noviazgo, que fue distinto. Yo vivía en mi casa, él en la suya”, reseñó Muriega su relación con Clérici, lo que la llevó a pasar un tiempo en la casa de Maradona.
“En Dubái vivíamos en ‘la palmera’, en la casa de Diego, que tenía una casa gigante. ‘La palmera’ es un complejo de casas que hay en una isla artificial que hicieron, y que lo ves desde arriba y tiene forma de palmera. Ellos regulan el caudal de agua que quieren tener, para que quede la formita. Armaron su propio mar, su propia playa, una locura. Vos salías de la casa de Diego y tenía ahí el mar, tenía su propia playa”, recordó. 
También ilustró la fascinación que generaba Maradona: “Lo acompañábamos a eventos y los jeques se morían con él. De repente íbamos a comer al lugar más top del universo y aparecía Diego con su porra así gigante, en bermudas para jugar a la pelota y obviamente nadie le iba a decir nada, al contrario. Estaban todos alucinados”, dijo.
“En un momento le halagó el reloj a uno de los jeques que estaba ahí, y el jeque agarra y lo primero que hace es sacarse el reloj y decirle: ‘Es tuyo’. ‘No no no, yo uso dos’, decía Diego. No aceptaba los regalos de nadie. Le querían pagar la comida y decía: ‘No, a mí nadie me paga la comida’. Y además, si veías lo que salía la comida... de Haedo, de Morón, me fui a Dubái sin escalas, fue para mí algo muy raro. Una locura: ‘Con esto me pago un departamento’, decía yo. Y se lo gastaban en una comida”, recordó Muriega.
Celeste Muriega fue pareja de Alejo Clérici, quien durante muchos años fue mano derecha de Diego Armando Maradona, coincidiendo con su etapa en Dubái. 

“Con Diego, Alejo hacía un poco de todo: desde levantarlo y decirle: ‘Tenés que cumplir este evento’, ‘Tenés que hacer tal cosa, la otra’, ‘Te cerré tal contrato’. De la época que salimos, habrá estado en Dubái dos años y pico, tres”, recordó Muriega en una entrevista con Leandro Rud para el programa La Noche (El Nueve).

“Cuando arranqué con Alejo de verdad, yo estaba en el Bailando, entonces no podía viajar. Pero él se escapaba: a veces hacíamos viajes de los que nadie se enteraba y nos encontrábamos en diferentes lugares. Estuve 7 años con Alejo, un montón, ¡récord! Vivimos distintas etapas: los primeros dos años fueron al a distancia. Después pasamos directo al a convivencia. Y después de ahí empezamos a probar el noviazgo, que fue distinto. Yo vivía en mi casa, él en la suya”, reseñó Muriega su relación con Clérici, lo que la llevó a pasar un tiempo en la casa de Maradona.

“En Dubái vivíamos en ‘la palmera’, en la casa de Diego, que tenía una casa gigante. ‘La palmera’ es un complejo de casas que hay en una isla artificial que hicieron, y que lo ves desde arriba y tiene forma de palmera. Ellos regulan el caudal de agua que quieren tener, para que quede la formita. Armaron su propio mar, su propia playa, una locura. Vos salías de la casa de Diego y tenía ahí el mar, tenía su propia playa”, recordó. 

También ilustró la fascinación que generaba Maradona: “Lo acompañábamos a eventos y los jeques se morían con él. De repente íbamos a comer al lugar más top del universo y aparecía Diego con su porra así gigante, en bermudas para jugar a la pelota y obviamente nadie le iba a decir nada, al contrario. Estaban todos alucinados”, dijo.

“En un momento le halagó el reloj a uno de los jeques que estaba ahí, y el jeque agarra y lo primero que hace es sacarse el reloj y decirle: ‘Es tuyo’. ‘No no no, yo uso dos’, decía Diego. No aceptaba los regalos de nadie. Le querían pagar la comida y decía: ‘No, a mí nadie me paga la comida’. Y además, si veías lo que salía la comida... de Haedo, de Morón, me fui a Dubái sin escalas, fue para mí algo muy raro. Una locura: ‘Con esto me pago un departamento’, decía yo. Y se lo gastaban en una comida”, recordó Muriega.


Recomienda esta nota: