28/04/2021

Culturas

el día de

Por qué el 28 de abril es el Día Internacional de Concienciación sobre el Ruido

Fue instituido por el Centro para la Audición y Comunicación en 1996.
Por qué el 28 de abril es el Día Internacional de Concienciación sobre el Ruido | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Por qué el 28 de abril es el Día Internacional de Concienciación sobre el Ruido

El 28 de abril es el Día Internacional de Concienciación sobre el Ruido. En 1996, el Centro para la Audición y Comunicación instituyó el Día Internacional de la Concienciación sobre el Ruido, a fin de alertar y crear conciencia sobre los riesgos que tiene el ruido para el trastorno auditivo y su impacto en la salud.

Se pretende incentivar a instituciones públicas y privadas a informar de los peligros que genera la exposición al ruido a largo plazo, e invitar a la gente a realizarse pruebas auditivas.

Sabemos muy poco sobre los efectos de los ruidos. Muchas veces dejamos pasar estas molestias, lo que ocasiona un deterioro progresivo de la salud física y mental, al estar sometidos a niveles de ruido constantes.

Mucha gente también hace ruido con la boca, cuando habla sin decir absolutamente nada, creyendo que tiene la atención de la audiencia, se hace la de decir cosas, pero en realidad está llenando el aire con palabras.

Otro caso de ruido constante es el de quienes ponen música a todo volumen, sin preguntar al resto de la gente a su alrededor si está de acuerdo. Suponen que a todos les gusta la música, en todo momento, en cualquier lugar.

Otras recordaciones del 28 de abril

Es el Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo y del Bacteriólogo y del Laboratorista Clínico.

Los católicos recuerdan hoy a los santos Luis María Grignon de Montfort, Pedro Chanel, Prudencio de Tarazona, Agapio de Cirta, Caralipo mártir, Juana Beretta Molla, Pánfilo de Corfinio, Polión mártir, Afrodisio de Béziers, Vidal de Rávena y los beatos José Cebula, Luquesio, María Luisa de Jesús Trichet.

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón



Recomienda esta nota: