14/07/2021

Culturas

Los juegos de slot y el gusto por el azar en internet

Los juegos de slot y el gusto por el azar en internet | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Los juegos de slot y el gusto por el azar en internet

Los slots gratis son muy descargados en el móvil, ordenadores y tableta. Incluso, son juegos tan sencillos, que hasta se usan en las mini pantallas de los relojes inteligentes. Estos slots son fiduciarios de las primigenias máquinas tragaperras, las cuales inauguraron un juego afianzado en la coincidencia fortuita de varias figuras, en la rotación imprevista de unas ruedas mecánicas. Tal vez, las tragaperras fueron el primer pasatiempo tecnológico. Algo así como un ancestro de los juegos de video, los cuales precisan de aparatos especiales (ordenadores, tarjetas gráficas) para llevarse a cabo.

Por otra parte, es lógico que los slots se hayan afiliado con éxito en las plataformas digitales. Desde un inicio, los juegos de este tipo han navegado el mundo de las apuestas con ayuda de un velamen tecnológico. Tal es el caso de las tragaperras, que se fabricaron de una manera similar a un artificio de relojería: armadas con ruedas dentadas y fullerías mecánicas ingeniosas. Ahora, los slots usufructúan la tecnología de la programación. Usan los algoritmos y los generadores de resultados aleatorios diseñados gracias a las ciencias de la computación.

Además, en el siglo XXI, ocurre que la web se erige como el gran ventanal de nuestro mundo. La red digital ha trocado su perfil ocasional y elitesco, para convertirse en algo cotidiano y masivo. Antes, era necesario tener un costoso e imposible ordenador para disfrutar de la web. Ahora, hasta los móviles y relojes se conectan online. Se añade que la señal de internet ya no se limita a los cableados de fibra óptima. Ocurre que también se encuentran el aire que respiramos, gracias a ese invento que llamamos wifi.

Otro aspecto importante es el tiempo que la gente dedica a estar en internet. En un país como España, por ejemplo, el 80% de las personas pasa seis horas diarias navegando en internet. Y es importante acotar que esta estadística es más abultada en otras regiones del mundo. Por lo tanto, el mundo de los juegos slots tiene su mayor divulgación en internet.

Curiosamente, se amalgaman cosas muy distintas: el azar y la red online. El gusto por el azar el muy antiguo. Se sabe que los medos y persas usaban magos muy temidos, los cuales usaban métodos de adivinación basados en la magia de lo adventicio. Muchos siglos después, al final de la Edad Media, aparecería en Italia la baraja del Tarot. Este método de vaticinios adjudica un poder garrafal al azar. Las cartas que salen del mazo lo hacen bajo el estandartede lo imprevisto. No hay ninguna lógica en el modo en que los naipes aparecen. No obstante, las cartas muestran un acertijo que explica el futuro si se leen correctamente.

La idea de que el futuro se puede entrever en el azar de una baraja demuestra que los humanos sienten respeto por lo fortuito. En la mitología griega había una diosa llamada Tique, que justamente representaba la suerte y la casualidad. En el hinduismo; este papel es representado por Ganesha, primogénito de Shiva. Se trata de la reconocida imagen de un dios con cabeza de elefante y cuatro brazos, cuya misión en el mundo es manejar los laberintos de los fortuito. Igualmente, en el corazón de África hay un dios llamado Eleguá (llamado dios de los caminos). Se trata de una deidad yoruba, que vigila los diversos caminos de la casualidad.

Todo lo antes mencionado evidencia que los hombres han venerado la casualidad. También, que se sienten seducidos por el sortilegio de lo fortuito. Es una mezcla de miedo y fascinación, pero en el fondo cultivan el deseo de la buena suerte. Se trata de un interés muy antiguo, el cual se observa en religiones y culturas antiquísimas. Curiosamente, ese interés por los derroteros de la casualidad aún palpita en nuestra época y se manifiesta en el moderno universo de la web.

Los juegos de slots usan un tipo de programación llamada “Generador de Número Aleatorios”. Se trata de un sistema que permite que no exista un patrón en la aparición de resultados. Igualmente, que estos resultados no se repitan con regularidad. Además, se requiere de un algoritmo que interprete el resultado numérico y lo convierta en una imagen. Una suerte de programa que detecta los números obtenidos al azar e indica que figuras de los slots corresponden a esos números.

Más allá de lo tecnológico, la verdadera magia está en la pervivencia de un culto, o fascinación, por el azar. Algo que se mantiene desde los tiempos de la hechicería y sobrevive entre los chips de computación. Quizás, siempre hay algo latente, algo que se mantiene; aunque el mundo haga vuelcos teológicos, científicos e idiosincrático. El interés por lo fortuito sigue presente, aún en estos tiempos donde la precisión tecnológica supuestamente impida que las cosas queden al azar.


Recomienda esta nota: