01/04/2022

Culturas

HISTORIAS DEL CAMPO

Por qué no pudimos ver a los jugadores agarrarse a piñas

Por: Juan Manuel Aragón
Por Juan Manuel Aragón (Especial para El Diario 24)

Ese día jugaba la Selección Nacional de Fútbol de la Argentina con la de Brasil. Sería la primera vez que en el pago se vería, en vivo y en directo, un partido jugado a miles de kilómetros. Era un televisor en blanco y negro, alimentado por una batería que esa mañana habíamos llevado a cargar al pueblo. “Está gordita” decíamos, para indicar que estaba llena de electricidad y duraría varias horas.

Fue un partido lindo, de esos repletos de emociones, porque la pelota iba de un campo al otro, casi sin solución de continuidad. En un instante atacaban los brasileños y al siguiente los argentinos estaban a punto de meter un gol. Pero no me pregunte qué año era ni qué campeonato jugaban, porque no me acuerdo.

Lo que sí recuerdo perfectamente es que los tres grandes, Matías, el Negro y yo, estábamos sentados en primera fila, las mujeres atrás y alrededor, el elemento menudo y la perrada. Debemos haber tomado, entre todos, tres pavas completas de un mate que pasaba de mano en mano, sin que se supiera muy bien a quién le tocaba en la rueda. Pero no importaba, estábamos concentrados en el partido.

Al principio del partido también comenzó la propaganda. Cada vez que la espíquer anunciaba, “camionetas ¡Tooo—yota!”, el Negro respondía, muy serio, “¡agarrame la corota!”. Y cuando enfocaban a uno, de cerca y mirando la cámara, todos se hacían a un lado, y le decían a la tía Maricha: “Te habla a vos”. Y ella se escondía, vergonzosa.

Al final del partido, brasileños y argentinos se quisieron agarrar a las piñas. Uno de esos incidentes menores que nunca faltan. No me acuerdo quién ganó ni por qué se quisieron golpear. Sobre todo, porque el Negro, de un salto, se puso frente a la pantalla, al grito de: “No miren, no miren”. Cuando le preguntamos por qué, afligido dijo: “Mañana nos van a llevar a todos de testigos en la policía”.

Y como nos pareció razonable, apagamos el televisor.





Recomienda esta nota: