13/01/2023

Culturas

¿LO SABÍAS?

Efemérides: Qué pasó un 13 de enero como hoy

Un repaso por los acontecimientos más destacados de la historia.

El 13 de enero se celebra el Día mundial de la lucha contra la depresión. Un trastorno del ánimo que, según la Organización Mundial de la Salud, afecta a más de 300 millones de personas en todo el planeta. Un número preocupante, debido a que representa un incremento de cerca del 20% en los últimos 20 años.

"Los trastornos depresivos son un conjunto de cuadros clínicos en los que predomina el síntoma subjetivo de estado de ánimo deprimido (puede no ser manifiesto) y una reducción del interés", explica el DSM V, el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría.


Te recomendamos: Por qué el 13 de enero es el Día Mundial de Lucha contra la Depresión


El libro de consulta en materia psiquiátrica, además, precisa que los síntomas se presentan en el transcurso de los trastornos del estado de ánimo uni- o bipolares (afectivos), trastornos somáticos, trastornos de adaptación causados por conflictos o situaciones difíciles, intoxicaciones, efectos adversos a medicamentos y otros trastornos psiquiátricos tales como los trastornos esquizoafectivos, de ansiedad o síndromes de abstinencia.

Según la OMS, es una enfermedad que se caracteriza por una tristeza persistente y por la pérdida de interés en las actividades con las que normalmente se disfruta, así como por la incapacidad para llevar a cabo las actividades cotidianas, durante al menos dos semanas.

Los síntomas más comunes de la depresión son: pérdida de energía; cambios en el apetito; necesidad de dormir más o menos de lo normal; ansiedad; disminución de la concentración; indecisión; inquietud; sentimiento de inutilidad, culpabilidad o desesperanza; y pensamientos de autolesión o suicidio.


Te recomendamos: Gonzalo Heredia se sinceró sobre la depresión: "hay que trabajar con ese ego"


La depresión tiene un abordaje múltiple, aunque, principalmente su tratamiento se fundamenta en el aspecto psicológico y la farmacología. De hecho, la activación conductual, la terapia cognitiva conductual y la psicoterapia interpersonal, se combina con los antidepresivos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y los antidepresivos tricíclicos.




Recomienda esta nota: