17/01/2023

Culturas

Tecnología

Las prácticas digitales que entretienen y ejercitan la mente

El ser humano tiene tendencia de siempre caer en la rutina. Repetir día tras día las mismas actividades puede hacer que aparezcan de manera inevitable, al cabo del tiempo, la fatiga y la monotonía. En consecuencia, nuestra mente y estado de ánimo también pueden estar faltados de inputs y estímulos que despierten capacidades tan importantes como el sentido crítico, la creatividad, emociones o el propio razonamiento. Sin importar la edad de uno, nunca se debe descuidar ese aspecto.

Sobre todo en personas mayores, cuya gran parte de la jornada laboral transcurre en el puesto de trabajo, podemos encontrar que van menguando nuestras capacidades mentales, la creatividad, el componente social e incluso ese punto de improvisación tan necesario en nuestras vidas. Así pues, es importante cuidar este aspecto, y hay varias actividades, que pasaremos a nombrar a continuación, que cualquiera puede desarrollar contando con un dispositivo inteligente y una conexión a internet y que pueden ayudar aparte de entretener.

Exigirse mientras se juega

En este repaso empezaremos mencionando una de las actividades que más adeptos presenta en el campo digital y que, a pesar de contar con algunos detractores, presenta aspectos interesantes: los videojuegos. Estos, ya sean en videoconsola o a través del dispositivo móvil, permiten a los jugadores ampliar su capacidad de atención y mejorar las habilidades visoespaciales, además de generar autoconfianza y trabajar las habilidades sociales con los títulos más cooperativos.

Algo parecido sucede con el póker, uno de los deportes mentales por excelencia junto al ajedrez. En plataformas digitales especializadas, aparte de encontrar toda la información relevante para celebrar una partida, es posible crear una mesa de juego en pocos segundos. Para que la experiencia sea lo más placentera posible, el usuario deberá mostrar disciplina, concentración, paciencia y adaptación al cambio, sin olvidarnos también del empleo de la lógica y la aplicación de estrategias para superar a los compañeros.

Con menos exigencia, y seguramente sin tanta presión detrás, destacan los juegos de mesa, ahora con casi todos migrados a las pantallas. Estos, cuyo objetivo principal es la socialización, no han descuidado en el mundo online otros beneficios que les son propios como el desarrollo del sentimiento de empatía, el respeto al contrincante, el buen uso de competencias lingüísticas, la memoria o el hecho de medir las propias posibilidades. Sea cual sea la práctica que uno quiera llevar a cabo, entrarán en juego estos aspectos.

Entretenimiento relajante y beneficioso

Según estudios que recogen las actividades más recurrentes en la red de la población argentina, una de las prácticas que ocupan las primeras posiciones es el consumo de series y películas. El entorno ideal para ello es en el hogar, donde uno se siente cómodo y puede desconectar de aquello que lo rodea. Y es que ver contenido audiovisual que sea de nuestro agrado libera dopamina, conecta con las emociones más internas, ayuda a reducir el estado depresivo y nos ofrece otros puntos de vista.

Algo diferente despierta la lectura, una actividad que, aunque no es puramente digital, es cada vez más habitual en las pantallas, ya sea mediante libros electrónicos o portales de información digital. Sea cual sea la plataforma escogida, la acción de leer permite tener un mayor vocabulario y, con más riqueza léxica, ampliar la capacidad de expresión así como la imaginación y creatividad; además, ayuda a mejorar la concentración. En personas de edad avanzada, además de reducir los niveles de estrés diarios, ayuda a combatir el insomnio relajando la mente.

 Como sucedía con los libros, poco a poco escuchar música ha dejado de ser una práctica analógica y se ha pasado al online. En la actualidad, la mayoría de las pistas que se consumen es a través de aplicaciones en dispositivos inteligentes. Es la actividad por excelencia que ayuda a relajar y a conectar con uno mismo. Pero no terminan aquí las ventajas que tiene en nosotros. Sumado a lo anteriormente comentado, ayuda a regular las emociones y, sobre todo, crea un estado de felicidad que es motor para seguir adelante llenos de autoestima y confianza.




Recomienda esta nota: