10/12/2013

Deportes

Las peores camisetas de fútbol de la historia

Un recorrido por las indumentarias más extravagantes.

En el marco de la polémica que surgió entre los hinchas de Boca por la camiseta rosa, cabe recordar que a lo largo de la historia del fútbol se vieron camisetas espectaculares, que han sido todo un éxito en ventas debido a su gran diseño y camisetas horrorosas, para olvidar, que han destacado por ser feas.
 
En deporlovers.es queremos destacar las camisetas más feas en la historia del fútbol.
 
1860 Múnich.
 
En el año 2010, este equipo de la 2.Bundesliga alemana y que en más de una ocasión ha estado presente en la máxima categoría del fútbol alemán, no dudó en lucir una de las camisetas más feas que jamás se han visto.
 
El club eligió un diseño raro, creando un mosaico con diferentes imágenes relacionadas con la historia del club para celebrar su 150 aniversario.
 
Australia.
 
En el año 1990 Australia decidió lucir un equipaje como si se tratase de una camiseta hawaiana o bien una camiseta de camuflaje.
 
Barcelona.
 
Era el año 1995 cuando el Barcelona, de la mano de Kappa, lució una de las camisetas más feas en la historia del club azulgrana. un color azul pobre y unas extrañas figuras protagonizaban la camiseta del Barça.
 
Athletic Bilbao.
 
El Athletic Bilbao probó en el 2004 un nuevo diseño en su camiseta, aunque sin demasiado éxito. El equipo rojiblanco vio como su camiseta que bien podría titularse ‘mancha de Ketchup’, era rechazada por la afición rojiblanca.
 
Birmingham City.
 
En el año 1972 los diseños de las camisetas eran más simples, no buscaban lucir tanto como actualmente, pero lo del Birmingham City no tiene nombre. Su tercera equipación era igual que una bandera de Alemania. Sin duda una mala decisión.
 
Bochum.
 
La camiseta de 1997 del Bochum tiene una explicación: Claramente es una camiseta diseñada por dos personas diferentes, una mitad para cada uno, con la orden de que ambos diseñadores jamás se reuniesen para acordar un diseño en común. ¡Viva el mal gusto!
 
Celtic Glasgow.
 
No sabemos qué pasaba por la cabeza de los directivos del Celtic en 1991, pero imaginamos que tendrían la cabeza llena del verde de los prados escoceses, aunque no fueron capaces de elegir el verde correcto. Un verde lima,
 
un verde mustio y un verde marrón desagradable para la vista fueron los colores protagonistas de esta indumentaria.
 
Chelsea.
 
En 1994, el Chelsea no era el equipo fuerte que es hoy en día y su camiseta de dicho año demuestra que tampoco se tomaban las mismas decisiones que actualmente. Digno de un pijama que odias ponerte, el Chelsea se atrevió a jugar partidos con una camiseta gris con toques naranjas.
 
Colorado Caribous.
 
Una de las camisetas más horteras que hemos encontrado. En 1978, en el Colorado Carbious, mezclaron el diseño ‘Cowboy’ con el del fútbol. Un experimento que jamás debe volver a repetirse.
 
Estonia.
 
En 1996, Estonia no ganaba demasiados partidos, algo parecido a lo que pasa en la actualidad y a falta de opciones entre sus futbolistas, la decisión fue la de desconcertar a los rivales con su equipaje multicolor sin sentido alguno. Sin duda digna de estudio.


Recomienda esta nota: