28/12/2013

Deportes

Ante la llegada del Mundial las favelas abren sus puertas a los turistas

Brasil espera una gran cantidad de visitantes durante el transcurso de la Copa Mundial de Fútbol. Las favelas esperan alojar a los turistas.

El éxodo de turismo que se producirá en todo el mundo con el desarrollo del Mundial 2014 en Brasil, será sin precedentes. Todo el país carioca se prepara para dar alojamiento, comida y diversión a los visitantes. Incluso las famosas favelas.
 
En las villas de Brasil ya acondicionan las viviendas para los visitantes que lleguen durante la Copa. Según el diario The New York Times, la noche costará uno u$s50 mientras que en los hoteles céntricos llega a u$s450
 
Uno de los grandes problemas que tendrá Brasil para la Copa del Mundo que se jugará el próximo año, es el alojamiento para los más de 600.000 turistas que estiman que pisarán suelo carioca. Y uno de los lugares que se ve más afectado es Río de Janeiro. Por eso, en una de las ciudades principales del país, las favelas prestarán alojamiento.
 
La capacidad hotelera de Río, donde se jugará la final, es insuficiente. Hay 55.400 camas de hotel para los 300.000 visitantes previstos. El desnivel entre demanda y oferta genera que las tarifas aumenten considerablemente por lo que una noche de hotel podría llegar a valer u$s 450. Así lo consigna una nota publicada en The New York Times International Weekly.
 
Ante la creciente demanda, los habitantes de diferentes villas están sacando provecho. Uno de los casos es la Rocinha, la favela más grande Brasil, donde la gente alquila sus casas para los visitantes. Actualmente una cama en una pensión cuesta u$s 11 mientras que para el Mundial costará u$s 50.
 
Otro caso es la favela The Maze donde las habitaciones privadas costarán cerca de u$s 220 durante la Copa del Mundo. Un caso que sobresale es el de la favela Vidigal, ubicada en uno de los morros y con vista a la conocida playa de Leblon. Allí se generó un boom inmobiliario y algunos inversores se largaron a comprar propiedades. Una casa básica con un dormitorio cuesta cerca de u$s 75.000.
 
El Ministerio de Turismo de Brasil habilitó en Río de Janeiro y en ciudades cercanas, 150.000 lugares para poder permanecer. Entre ellos están incluidos hoteles, residencias privadas y hoteles alojamiento. Es tanta la demanda de alojamiento que hay, que algunos moteles empezaron a cambiar sus habitaciones. Sacaron los espejos del techo, los jacuzzi y las vidrieras con venta de preservativos. El Mundial promete revolucionar a Brasil en los próximos seis meses.


Recomienda esta nota: