09/10/2014

Deportes

Equipo brasileño contrató a un hipnotizador para evitar el descenso

Associaçao Portuguesa contrató a un hipnotizador para intentar mejorar la concentración y la motivación de sus jugadores, y evitar un posible descenso a la tercera división.

El club Associaçao Portuguesa brasileño contrató a un hipnotizador para intentar mejorar la concentración y la motivación de sus jugadores, y evitar un posible descenso a la tercera división del Campeonato Brasileño.

 

"Voy a ayudar en la parte técnica al entrenador Vagner Benazzi pero concentrándome en la parte emocional de los jugadores", dijo en declaraciones a la prensa el hipnotizador y ex futbolista Olimar Tesser, que comenzó a trabajar esta semana con los jugadores de este club de la ciudad de San Pablo fundado por inmigrantes portugueses.

 

El especialista aseguró que su objetivo es reforzar emocionalmente a los jugadores y evitar que el temor del descenso pueda afectar al rendimiento de un club que está en penúltimo lugar en la clasificación de la Segunda división del Campeonato Brasileño y seriamente amenazado con perder la categoría.

 

"Voy a intentar potenciar a los jugadores con 10 minutos de hipnosis", dice Olimar Tesser

 

"Trabajaré con los jugadores pero no para concentrarlos en la permanencia (en la Segunda división) sino en su parte emocional. Todo lo que Benazzi ordene en la cancha voy a intentar potenciarlo en el vestuario con 10 minutos de hipnosis", dijo el especialista sobre su trabajo.

 

Los primeros días de trabajo, no han dado resultados puesto que el Portuguesa cayó en su última presentación por 0-1 en casa frente al Vasco da Gama y completó un mes y medio sin conocer la victoria.

 

Tesser, sin embargo, alega haber tenido éxito cuando fue contratado en 2010 por el club Paulista de Jundiaí con la misma misión. El club tenía un 95 % de posibilidades de perder la categoría y terminó garantizando su permanencia.

 

Su trabajo llamó la atención entonces debido a que hizo que los jugadores caminasen sobre fragmentos de vidrio y participasen en actividades de dinámicas de grupo.

 

"Un jugador puede concentrarse mejor si tiene menos miedo. Trabajo con el ser humano para alcanzar beneficios del profesional. Le muestro lo que no está funcionando, identifico cómo a ellos les gustaría que funcionase y les hago comprender eso", afirmó.

 

El hipnotizador agregó que su trabajo no es hacer que los jugadores rindan mejor, sino que desarrollen toda su potencialidad en la cancha, aunque sea de forma inconsciente.




Recomienda esta nota: