20/02/2017

Deportes

Fabian O’Neill cuenta cómo perdió 14 millones de dólares

A los 43 años, el uruguayo, que supo brillar en Cagliari y llegar a Juventus, confiesa que se gastó el dinero en mujeres, alcohol y apuestas.
Fabian O’Neill cuenta cómo perdió 14 millones de dólares | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Fabián O’Neill representando a Uruguay en el mundial Corea-Japón 2002.

Muchas veces la plata saca lo peor de una persona, en este caso, un histórico delantero uruguayo cuenta cómo perdió 14 millones de dólares.


Fabián O’Neill fue uno de los grandes jugadores que tuvo recientemente el fútbol uruguayo e incluso su ex compañero en Juventus, el francés Zinedine Zidane, lo catalogó como el "mejor jugador" que vio en su vida.


Hoy en día, el delantero, que representó a la celeste en el Mundial de Japón-Corea 2002, apenas tiene dinero para vivir, pero asegura que gracias a esto, pudo conocer la felicidad.


El motivo es que se gastó millonada de plata en "Caballos lentos, mujeres rápidas y apuestas, eso fue lo que hace que no te quede nada. Siempre timbeaba", según asegura él.


"Tuve 14 millones de dólares y los perdí. Pero a mí no me molesta ser pobre. No me cuesta. Yo teniendo para tomar y que mis hijos estén bien, ya está. Que mis hijos estén sanos es tener un platal para mí. Después comer, se come arroz con huevo igual. Caballos lentos, mujeres rápidas y timba (apuestas), eso fue lo que hace que no te quede nada. Yo tuve 20 caballos en Maroñas. Cuando era jugador apostaba más, porque tenía más plata. Ahora no puedo porque no tengo nada", cuenta el ex delantero de la Juventus.


Fabián O’Neill tiene tres hijos, dos mujeres y un varón, Favio, quien juega en la 7ma. división de Nacional. El Mago, sin embargo, lo quiere más cerca de los libros: "Lo que quiero es que estudie mucho. Muchísimo. Porque el fútbol es corto. Ojalá le vaya bien en el fútbol, pero nunca le voy a pedir plata a un hijo. Yo estoy para darles, no para pedirles. Y si sale de él capaz que no se lo agarro porque soy muy orgulloso. Lo único que le enseño es que sea gente. Y cualquier cosa que diga que es hijo mío, ahí o lo matan o lo salvan".




Recomienda esta nota: