17/04/2018

Tucumán

Inseguridad

Uno de los policías que mataron a Facundo Ferreira había consumido cocaína y marihuana

El estudio toxicológico se realizó sobre los dos uniformados que persiguieron y asesinaron al chico de 12 años, en la zona de El Bajo.
Ampliar (1 fotos)

Dió positivo el examen de marihuana y cocaina a uno de los policías de los que mataron a Facundo Ferreira.

Se dieron a conocer los resultados de los análisis toxicológicos realizados a los dos policías implicados por el asesinato de Facundo Ferreira, el nene de 12 años que murió de un disparo en la nuca que recibió en una persecución policial el pasado 8 de marzo en la zona de El Bajo.

El exámen a los representantes de la ley y el orden le dio positivo en cocaína y en marihuana, supuestamente para el que conducía la motocicleta policial.

La fiscala Andriana Giannoni, que impulsa la causa, ahora buscará determinar cuantitativamente cuál es el nivel de sustancias que tenía en el cuerpo el uniformado.

El año pasado, en una investigación que desarrolló la misma fiscala por un supuesto caso de exceso policial en el personal del 911, le dio positivo en cocaína a varios uniformados. En esa oportunidad, sin embargo, se había informado que esa sustancia había aparecido en el organismo porque los policías eran habituales consumidores de hojas de coca, una costumbre muy habitual en el norte del país.

A diferencia de aquel caso, al encontrarse restos de marihuana, se complica la situación de uno de los policías involucrados.

Facundo falleció a los pocos minutos de haber recibido un disparo en la nuca. Según la versión oficial, los agentes Nicolás González Montes de Oca y Mauro Gabriel Díaz Cáceres persiguieron a un grupo de jóvenes que comenzaron a huir al descubrir su presencia en la zona. Luego, siempre de acuerdo al reporte policial, los sospechosos les habrían disparado cuando estaban en la esquina de avenida Avellaneda y Francia. Ellos respondieron y allí cayó mortalmente herido el menor.

Los familiares de la víctima dijeron que el niño, que viajaba en una moto con otro adolescente, quedó en medio de un enfrentamiento entre otros jóvenes y los policías. Esa versión fue confirmada por Juan, el menor que se trasladaba con Facundo en el momento que se produjo el hecho.

El cadáver del niño, además del balazo mortal en la cabeza, presentaba heridas de balas de goma en el cuerpo y una marca en el rostro producto de una patada propinada con un botín policial, lo que comprueba que los uniformados siguieron maltratando el cuerpo del niño, aun cuando ya etsaba sin vida. (lagaceta.com.ar)

 

 


Recomienda esta nota: