12/07/2018

Deportes

De Rusia con Pasión

¿Este loco Mundial de fútbol? Este lógico Mundial de fútbol

Por: Luis Lucas Salas
Muchos hablan de lo extraño que resultó la actual Copa del Mundo por las eliminaciones tempranas de históricos como Alemania, Argentina, España, Brasil y Portugal
Ampliar (1 fotos)

Croacia, el finalista menos pensado que este domingo puede levantar su primer título internacional.

"Estamos viendo un partidazo en este loco Mundial de Rusia 2018" es el latiguillo que adoptó el relator Sebastián Vignolo a partir de la instancia de cuartos de final y principalmente en las semis, hasta donde llegaron Francia, Croacia, Bélgica e Inglaterra.

La afirmación se puede entender tomando de cuenta un punto de vista histórico, ya que entre los cuatro mejores equipos de la competencia, suman apenas dos Copas del Mundo, ambas la de Inglaterra 1966 y Francia 1998, logradas en condición de local, mientras que los otros dos, Bélgica y Croacia, no habían llegado nunca a la instancia definitiva.

Mientras que por otra parte, se habían quedado en el camino gigantes como Alemania, Brasil, España, la Portugal de Cristiano Ronaldo y la Argentina de Lionel Messi, sin olvidarse de Italia y Holanda que ni siquiera superaron las Eliminatorias.

Es lógico entonces que no solo el "Pollo" Vignolo y el grueso del periodismo deportivo, y por extensión del público futbolero argentino, tilde este Mundial de "extraño" cuando menos ¿Pero es tan loco realmente que las cosas se hayan dado como se dieron?

Salvo Brasil, al que le costó el arranque en la fase de grupos, con un empate ante Suiza y una victoria agónica contra Costa Rica, las demás eliminaciones de los "grandes" se podrían haber previsto sin problemas. A Brasil le tocó enfrentar la lógica irremediable de un Mundial, de cruzarse a una gran selección en una etapa de definición mano a mano como es un cuarto de final, y Bélgica mostró todo su poderío, desplegó buen juego, tuvo una excelente planificación y mucha suerte para ganarle al equipo de Tité que perdió en Rusia recién su segundo partido desde que asumió hace dos años.

Para Alemania el golpe fue aun más terrible, quedó afuera en la fase de grupo cuando llegaba como el campeón defensor, perdiendo ante México y Corea del Sur, con un equipo lleno de estrellas pero que ya comienza a entrar en tiempos de renovación, después de un proceso iniciado hace más de 10 años en el que los teutones lograron sumar su cuarta estrella mundialista.

España llegaba como una de las escuadras más temidas, pero la desvinculación del técnico a un día de empezar la competencia sin dudas que iba a afectar el funcionamiento futbolístico y anímico del equipo.

Mientras que Argentina y Portugal demostraron que no alcanza con tener un jugador superlativo entre las propias filas, si no es acompañado por un equipo sólido y que principalmente sepa a lo que juega, Argentina nunca lo supo por eso no le pudo ganar a Islandia, como Portugal con Irán, le ganó con lo justo a Nigeria, como Portugal a Marruecos, y ante el primer rival de solidez cayó sin contemplaciones, como Argentina ante Croacia y Francia, y Portugal que fue superado con muy poco por Uruguay, a fuerza de una defensa laboriosa y las individualidades de Edinson Cavani y Luis Suárez.

¿Y quiénes fueron los mejores? Los equipos que sostuvieron un proyecto a lo largo del tiempo, Francia e Inglaterra llevaron a dos de los equipos más jóvenes a Rusia, los galos vienen de ser subcampeones en la última Eurocopa, mientras que el seleccionado inglés es la base del que viene consagrándose campeón en todas las instancias juveniles. Bélgica repitió casi la totalidad del plantel que quedó eliminada en cuartos de final ante Argentina en Brasil 2014 con aquel gol tempranero de Gonzalo Higuain.

Por el lado de Croacia, el entrenador Zlatko Dalić asumió recién en octubre del 2017, tres meses después de que llegara Jorge Sampaoli a la Argentina, pero el bosnio supo encontrarle el lugar dentro de la cancha a figuras como Rakitic, Modric y Mandzukic, y demostró personalidad como cuando en plena competencia mundialista, mandó a su casa al delantero Nikola Kalinic por rehusarse a entrar en los minutos finales del primer partido de la primera fase ante Nigeria, lo desafectó del plantel y se quedó con 22 jugadores. Desde entonces cada jugador croata entregó el 100 por ciento en cada partido llegando a una final por primera vez en su historia después de haber superado tres alargues.

El tercer puesto lo jugarán este sábado Inglaterra y Bélgica, dos enormes proyectos de equipos a los que le faltó por ahí un toque de experiencia y picardía para llegar a la final, pero que supieron cargarse a grandes como Brasil y Colombia. Mientras que el domingo la copa será levantada por Francia o Croacia, dos selecciones con grandes figuras en la cancha, un entrenador coherente en el banco, y una dirigencia que supo tomar las decisiones correctas en los momentos justos. Ninguna locura. ©ElDiario24





Recomienda esta nota: