24/04/2019

Deportes

Boca empata en Colombia y acaricia la clasificación a octavos de la Libertadores

Ante Deportes Tolima, el Xeneize se llevó un 2 a 2 valioso tras ir cayendo por 2 a 0. Zárate y Benedetto, de penal, marcaron para los de Alfaro.

Boca no pudo sentenciar su clasificación a los octavos de final de la Copa Libertadores . Dos errores defensivos le impidieron traerse el boleto de Colombia, aunque el 2 a 2 lo deja bien posicionado para el último partido del grupo G.

Arrancó con todo el equipo xeneize. Apenas habían transcurrido 20 segundos cuando Darío Benedetto malogró un mano a mano de esos que antes no desaprovechaba. Tres minutos después, un tiro libre de Mauro Zárate fue desviado por el arquero Montero, que con el correr de los minutos se fue erigiendo como una de las figuras de la noche.

El conjunto dirigido por Gustavo Alfaro sabía que no podía descuidarse en la última línea. Los delanteros del Tolima ya lo habían complicado en la Bombonera. Pero falló en esa misión. Un arriesgado pase de Izquierdoz activó las alarmas. Y a los 13 minutos llegó el primer gol local: a Lisandro López lo apretaron en la salida. Alex Castro se la punteó, Marco Pérez encaró hacia el arco y la desesperada salida de Esteban Andrada le dejó la pelota servida a Castro, que la empujó al fondo del arco vacío. Ni los hinchas del Tolima podían creerlo. En la primera que tuvieron a favor se pusieron en ventaja.

El conjunto de la Ribera asimiló rápido el golpe y siguió atacando. Incluso pudo haberlo empatado, pero Montero interceptó el centro de Villa a Benedetto, que entraba solo por el medio. Y en la jugada siguiente, otro cachetazo: Marco Pérez conectó la pelota con su cabeza y la colocó junto al palo izquierdo de Andrada, que voló en cámara lenta.

El resultado sólo podía explicarse por la asombrosa efectividad del Tolima: dos remates al arco, dos goles. Boca, por el contrario, pateó 14 veces (9 al arco) en toda la primera etapa, pero solo dos terminaron en el fondo de la red. El descuento llegó a los 34. Lo hizo Zárate, después de una pared perfecta con Benedetto, y sirvió para renovar las ilusiones. Solo diez minutos después, una muy buena jugada colectiva entre Nandez y el Pipa terminó con el uruguayo besando el césped del área. Claro penal. Benedetto, partícipe necesario de las dos conquistas xeneizes, convirtió con un fuerte remate.

Se le hizo incómodo el partido a Boca en esa primera mitad. Controlado Bebelo Reynoso, se le complicó en la creación de juego. De hecho, por momentos el Pipa tuvo que bajar hasta la mitad de la cancha para tener contacto con el balón, lo que lo desgastaba por demás. Pero claro, una vez que el Nº 30 pudo soltarse se vio lo mejor del equipo.

El aporte de Zárate fue otra vez clave. Ausente Carlos Tevez, el exVélez ratificó su muy buen presente con otra actuación destacada, que coronó con otro gol. Lleva 8 en 17 partidos en lo que va de 2019, a los que le suma 7 asistencias. Fundamental.

La segunda etapa no tuvo la misma intensidad. Con el correr de los minutos, los dos se fueron conformando con la igualdad, ya que un triunfo de ambos en la última jornada (Boca recibe a Paranaense en la Bombonera y el Tolima visita a Jorge Wilstermann en Bolivia) los clasificará.

Tal vez le quede un sabor amargo a Boca de esta excursión accidentada a Ibagué. Porque buscó de todas las maneras. Porque salió a ganar desde el primer segundo. Porque insistió una y otra vez y de pronto se encontró 2-0 en desventaja. Pero lo que debe rescatar es precisamente su reacción. Su amor propio para revertir, con juego y presión ofensiva, una derrota que lo hubiera complicado por demás.

Sobre la hora, Andrada se redimió con dos atajadas notables: una abajo, junto al palo izquierdo y la otra ante un cabezazo a quemarropa de Quiñones.

A falta de tres puntos, el Xeneize superó otra prueba de carácter. Y el camino a los octavos de final parece allanado. (La Nación)



Recomienda esta nota: