06/07/2019

Deportes

Argentina se quedó con el tercer puesto ante Chile y el árbitro expulsó escandalosamente a Messi

En un partido repleto de polémicas, la Selección se impuso por 2-1 con goles de Sergio Agüero y de Paulo Dybala. Arturo Vidal descontó con un penal que se sancionó por el VAR. La Pulga se tuvo que ir tras un altercado iniciado por Medel: "No tenemos que ser parte de esta corrupción", disparó el rosarino.

Argentina se impuso por 2-1 ante Chile con goles de Sergio "Kun" Agüero y Paulo Dybala para subirse al último escalón del podio de la Copa América. Para el conjunto trasandino descontó Arturo Vidal, de penal. Messi se fue expulsado tras un roce con Gary Medel y disparó contra la Conmebol.

En el Arena Corinthians de San Pablo ambos países se veían las caras después de haberse enfrentado en las últimas dos finales del certamen y el conjunto "Albiceleste" iba por la revancha luego de haber caído en esos encuentros decisivos.

Desde el principio, el partido se mostró tenso. "La Roja" apostaba a una alta presión en la salida del conjunto "Albicesleste". Sin embargo, el conjunto de Lionel Scaloni apostaba a encontrar espacios con los pases profundos de Giovani Lo Celso o las corridas de Rodrigo De Paul para salir del asedio.

Sergio Agüero se mostró muy movedizo desde el inicio y, a los seis minutos, probó con un remate de media distancia que se fue muy cerca. A los 11', tuvo revancha: Lionel Messi jugó rápido un tiro libre y, ante la desconcentración de la defensa chilena, "El Kun" ganó en velocidad y definió cruzado para decretar el 1-0.


Esa conquista abrió espacios para la Argentina, que logró estirar la ventaja sobre los 21'. Lo Celso habilitó con un gran pase a Paulo Dybala – el reemplazante de Lautaro Martínez– que hizo un control largo y aprovechó una floja salida del arquero Gabriel Arias para sellar el 2-0 con un sutil toque.

Fue en ese momento cuando la tensión empezó a ir en aumento. Los nervios de los jugadores, sobre todo del lado de Chile, se hicieron cada vez más palpables.

La acción que resumió ese estado de ánimo se dio sobre los 36 minutos: en una pelota al área de Chile, Gary Medel fue a cubrir y Lionel Messi presionó en busca del balón. El jugador de "La Roja" se dio vuelta, se acercó al capitán del conjunto rival, lo insultó y le tiró un par de cabezazos.

Los dos quedaron cara a cara durante varios segundos, hasta que el árbitro paraguayo Mario Díaz de Vivar les mostró, con cierto apuro, la tarjeta roja a los dos. La incredulidad se apoderó de los "Albicelestes", que no entendían la decisión del juez para con "La Pulga", que no había reaccionado ante la agresividad del ex Boca. Desde el VAR no revirtieron la determinación.

El final de la etapa dejó otra acción que sumó al escándalo: Erick Pulgar le fue con una dura plancha a Leandro Paredes en la mitad de la cancha, pero Díaz de Vivar solo lo castigó con una amonestación.

Las polémicas se extendieron al complemento. A los cuatro minutos, luego de una serie de rebotes en el área, Agüero fue en busca de la pelota y Charles Aránguiz lo derribó, pero Díaz de Vivar no solo no cobró la falta sino que tampoco la revisó con el VAR.

La jugada que sí revisó fue la que se produjo sobre los 11 minutos, cuando Giovani Lo Celso cometió una infracción sobre Aránguiz. Asistido por la tecnología, el juez paraguayo otorgó la pena máxima y Arturo Vidal se encargó de marcar el descuento con un potente disparo al medio del arco. De esa manera, el encuentro entró en una etapa de incertidumbre.


Tras la expulsión, y al igual que después de la derrota ante Brasil, el capitán argentino volvió a disparar contra la Conmebol por los arbitrajes y la organización. "Nosotros no tenemos que ser parte de esta corrupción, de las faltas de respeto que sufrimos durante esta Copa América. Estábamos para más y no nos dejaron estar en la final. La corrupción, los árbitros y todo eso no permitieron que la gente disfrute del fútbol", afirmó el diez.

"Con una amarilla se hubiese terminado para los dos. Me pueden haber pasado factura por lo que dije la vez pasada y por ahí fue mandado", reflexionó el crack albiceleste.

"No hay duda de que Brasil va a salir campeón. Creo que esta armada para Brasil, lamentablemente. Ojalá Perú pueda competir porque tiene equipo, pero lo veo difícil", agregó.

Por último, con respecto a una posible suspensión por la roja directa para las Eliminatorias Sudamericanas, la Pulga volvió a ser tajante. "Que hagan lo que quieran, la verdad hay que decirla", concluyó.

El jugador estrella del Barcelona ni siquiera salió al campo de juego a recibir la medalla por el tercer puesto. Se quedó en el vestuario. Podría ser sancionado por la Conmebol. (Infobae; TN; TyC Sports)



Recomienda esta nota: