16/02/2020

Deportes

Agónico y vital triunfo de San Martín ante Villa Dálmine en tierras bonaerenses

El Santo venció 2 a 1 con goles de Juan Imbert y Rodrigo Moreira. No había jugado un buen partido, pero sobre el final demostró toda su jerarquía para ser más puntero que nunca.

San Martín jugó un primer tiempo para el olvido, intentó algo más en el complemento y sobre el final lo dio vuelta y se impuso 2 a 1 ante Villa Dálmine. El gol del local lo marcó Orozco tras una doble falla fatal de Lucas Diarte y Juan Imbert puso el 1 a 1 antes del descuento. Sobre el final llegó el tanto del triunfo a través de Rodrigo Moreira para el 2 a 1 final.

El Santo lució desconocido al del año pasado y ha jugado uno de los peores 45 minutos que se recuerden al frente de la dupla técnica compuesta por Favio Orsi y Sergio Gómez.

Nuevamente el sector izquierdo de Diarte ha sido el lugar elegido por el rival para generar peligro en el Santo: se extraña a Luciatti, nuevamente reemplazado por Moreira.

Los problemas se registraron en todas las líneas: arriba, desconectado Gonzalo Rodríguez y Luciano Pons permanentemente en posición adelantada.

El mediocampo no ha colaborado en ningún momento en la marca ni en la distribución del juego: San Martín en ningún momento demostró ser el puntero de la zona B.

El gol llegó por un doble error de Diarte: corto para el despeje y luego imprudente para poner el pie que descolocó a Arce. Se imponían cambios para dar vuelta la historia y así fue: salieron Mercier y Gonzalo Rodríguez, ingresaron Imbert y Ramiro Costa.

El Santo nunca le encontró la vuelta al partido pese a los cambios y Dálmine hubiera podido liquidarlo otra vez a través de Orozco, carente de puntería. Sin generar peligro en el área de Ojeda, el panorama comenzó a cambiar con el ingreso del Monito Gómez.

Imbert ya había tenido una clara con un remate fuerte, pero rompió todos los esquemas cuando una guapeada lo tuvo como protagonista: se llevó la pelota haciendo jueguito con la cabeza y le cruzó el remate para el 1 a 1.

El empate, teniendo en cuenta cómo había jugado, ya era un buen resultado para el Santo, pero iba a quedar tiempo para una más: fue todo el equipo al área, soltaron a Amor, la bajó para Pons, Lucho mandó el centro y Moreira fulminó al arquero con un cabezazo para el 2 a 1 que cambió todo el panorama.

El triunfo despejó las dudas especialmente en la tabla: Sarmiento juega a las 19.30 y pase lo que pase el Santo seguirá manteniendo una ventaja de cuatro puntos clave de cara al choque del lunes 24 a las 21.30 en Ciudadela. (El Tucumano)



Recomienda esta nota: