30/06/2020

Deportes

EN LAS REDES

Despiden a un futbolista por hacer exhibicionismo junto a su novia influencer

El delantero se mostraba muy hot junto a la exhuberante modelo, y el club decidió ponerle fin a su contrato.

El jugador de fútbol Mirko Antonucci, que pertenece a la Roma y estaba a préstamo en el equipo de Vitória de Setúbal , fue despedido del club portugués por el material que subía de manera constante a las redes sociales junto a su novia, la influencer Ginevra Lambruschi.


El delantero, de 21 años, había llegado en enero con la misión de sumar minutos en el campo, debido a que en el equipo de la capital italiana no tenía lugar. Sin embargo, antes de que se termine oficialmente el préstamo, Antonucci fue despedido por decisión de los directivos del Vitória. ¿El motivo? La cúpula dirigencial entendió que su comportamiento fuera del campo de juego no era un buen ejemplo para la sociedad. Según informaron diversos medios, las publicaciones del futbolista fueron las culpables de deteriorar su imagen.


Julio Velázquez , entrenador del equipo, se refirió a la salida de Antonucci: "Se le comunicó a su club de origen, Roma, que el préstamo termina ahora y que ya no contamos con el jugador. Tiene que ser futbolista del Vitória de Setúbal 24 horas al día. Por respeto al club, a los aficionados y la historia del club y para todos quienes trabajan día a día para representar a este equipo con la mayor responsabilidad y dignidad".


Antonucci había pedido disculpas el domingo, un día antes de que le comunicaron que lo devolverían a Italia. "Este mensaje es para decir que estoy plenamente consciente de los errores que he cometido -explicó el jugador-. Me gustaría pedir disculpas a todos los que se han sentido ofendidos: aficionados, club, entrenador, colegas. Voy a dejar las redes sociales y a partir de ahora sólo me verán sudar la camiseta de Vitoria de Setúbal hasta la última gota", fueron sus palabras, que no alcanzaron a torcer la decisión del cuadro luso.


Debido a los reiterados comportamientos, Antonucci había recibido infinitos llamados de atención apenas llegó al equipo. Sin embargo, hizo oídos sordos y su actitud fue progresando, lo que terminó por definir la posición de los dirigentes. Y ya no hay vuelta atrás.







Recomienda esta nota: